Reforma de ático dúplex en Chamberí

El espacio del salón que también integra el comedor y la cocina, con la gran terraza al fondo.

Este proyecto de reforma integral comenzó cuando Carlos y Marta, a través de una recomendación, se pusieron en contacto con nosotros porque, en resumen, querían saber si sería posible dar la vuelta a la casa que acababan de comprar en el céntrico distrito madrileño de Chamberí. La vivienda es un ático dúplex de 150 m2, con dos grandes terrazas que suman al espacio interior otros 70 m2 entre las dos. Uno de los inconvenientes que tenía originalmente la vivienda es que estas terrazas comunicaban con pequeñas habitaciones (que se ubicaban en la planta alta) en vez de con el salón y otras zonas más sociales, como querían Carlos y Marta, las cuales se situaban originalmente en planta baja, con una distribución de vivienda totalmente desactualizada.

En cuanto a las instalaciones, era necesario actuar sobre el sistema de climatización, que originalmente consistía en un sistema centralizado de calefacción y refrigeración por aire, una instalación incómoda e ineficiente, que hacía que el consumo energético se disparase, sobre todo en invierno. Además, al tratarse de una vivienda del año 2000, el aislamiento era insuficiente, algo que afecta más aún a los áticos, mucho más expuestos a la climatología que otros pisos más bajos.

Así, la principal idea y desafío de este proyecto consistía en ubicar el salón, la cocina y el comedor, junto con un aseo, un lavadero y una habitación de invitados en la planta alta, con una distribución lo más diáfana posible y en comunicación con las terrazas, las cuales también se reacondicionaron. Por otro lado, en la planta baja, debían ubicarse el vestíbulo de entrada, dos habitaciones amplias, una de ellas con vestidor, y dos baños. Además, como en todas nuestras viviendas, queríamos alcanzar una eficiencia energética lo más alta posible, por lo que se optó por sustituir todo el sistema de climatización preexistente por una aerotermia conectada a un suelo radiante-refrescante. Adicionalmente, para que el nuevo sistema de climatización funcionase de manera óptima, se reforzó el aislamiento térmico de la vivienda.

Si originalmente la vivienda estaba muy compartimentada y apenas se aprovechaba toda la luz disponible en la planta alta, el proyecto de reforma planteó un gran espacio único que dejaba esta planta totalmente diáfana (excepto por la habitación de invitados y el lavadero) y la llenaba de luz. Esto incluía la escalera, espacio que se replanteó desde cero y se abrió al máximo hacia el salón, en el piso superior, pasando de ser un espacio cerrado y agobiante, a convertirse en una estupenda entrada de luz natural para la zona del vestíbulo de entrada, que carecía de ventanas.

Vestíbulo de entrada a la vivienda. Con la escalera de acceso a la planta alta al fondo y la conexión a zonas privadas a la izquierda.

En las terrazas se optó por un revestimiento mediante césped artifical y tarima sintética, soluciones que no requerían demoler el suelo original y con las que evitábamos el riesgo de estropear la capa impermeabilizante original. Como comentábamos al inicio, el objetivo era que desde el interior se viera la vegetación y que las terrazas se percibieran como espacios verdes que complementaban y daban aún más amplitud al gran espacio de la planta ático.

La terraza principal, tras la reforma.

Vista de la cocina, con el espacio de la escalera al fondo y los lucernarios artificiales encendidos en el falso techo.

En el espacio de la cocina, integrada en el amplio salón-comedor, se propuso la creación de dos lucernarios artificiales en el falso techo, simulando la entrada de luz natural a través de la cubierta. Para ello se emplearon dos paneles led con temperatura de color de 4000 K, la más similar a la luz del sol, los cuales iluminan a la perfección las zonas de trabajo de la cocina.

En la planta baja debíamos ubicar 2 baños y dos dormitorios pero la vivienda solo disponía de dos ventanas. Una de estas ventanas era para la habitación de los niños y la otra estaba reservada para la habitación principal. Para conseguir que la luz llegara a todas las estancias, en la habitación principal fusionamos el dormitorio, con el vestidor y el baño, creando un espacio continuo y abierto, bien iluminado.

Dormitorio principal, que también integra un vestidor y un baño.

Dormitorio principal, que también integra un vestidor y un baño.

En el dormitorio de los niños se quería dar un toque de color a una de las paredes de la habitación, para ayudar a tomar la decisión elaboramos un vídeo digital en el que se podía apreciar el resultado con diferentes opciones de color. Una herramienta sencilla y que sirvió de gran ayuda a Carlos y Marta.

La recolocación de todos los baños y la cocina requirió de un estudio detallado de las instalaciones originales del edificio, trabajo delicado que realizamos antes de comenzar con el proyecto, de manera que pudimos plantear multitud de alternativas de diseño y distribución interior garantizando la viabilidad de las mismas.

Otra zona de la terraza principal.

Otra zona de la terraza principal.

El resultado es una vivienda espectacular, eficiente y confortable, rediseñada totalmente a medida, con unas zonas sociales envidiables y difíciles de superar en Madrid. El gran salón-comedor-cocina constituye un espacio completamente diáfano, interrumpido únicamente por un pilar de hormigón que se limpió y se dejó a la vista, todo ello comunicado con las terrazas del ático, en las que se diseñaron cuidadosamente hasta los maceteros para que desde el interior se vieran todas las plantas.

La planta baja recoge los espacios más privados y la escalera, por la que entra la luz desde la planta alta, invitando a todo aquel que visita la casa a subir a esa planta ático tan exclusiva y desde la que, ahora ya sí, se puede disfrutar del máximo confort en el interior y de las vistas y el espacio de relax al aire libre en los mejores meses del año.

RESUMEN DE DATOS DEL PROYECTO:

  • Ubicación: Madrid, distrito Chamberí.

  • Superficie útil: 150 m2 de vivienda + 70 m2 de terrazas.

  • Nº Plantas: 2.

  • Presupuesto global del proyecto y las obras: 120.000 €.

  • Plazo desde el encargo del proyecto: 8 meses.

  • Año de ejecución: 2015.