Cómo tener una vivienda saludable o qué es el Wellness Real Estate

Desde que nuestros antepasados empezaron a habitar en cuevas y en las cercanías de las mismas, buscaban sobre todo una cosa, la protección frente a diversas amenazas, la configuración de un entorno en el que se sentían más seguros y donde había más posibilidades de supervivencia. Esto es lo más básico que se puede buscar en una vivienda. Como ya hemos hablado en nuestros post sobre arquitectura mínima, la vivienda debe satisfacer las necesidades del ser humano. En este post no hablaremos del tamaño de la vivienda, sino de su capacidad para satisfacer nuestras necesidades. Hoy en día, no sólo podemos esperar de nuestra vivienda que nos proteja y de cobijo a nuestra familia o amigos, también podemos conseguir que su interior constituya un entorno saludable, podemos conseguir que nuestra vivienda nos cuide, mejore nuestra calidad de vida e incluso nuestra esperanza de vida. Esto es que nuestra vivienda, de nuevo, facilite y alargue nuestra supervivencia.

Imagen: Sim Plex Design Studio.

Antes de explicar en qué consiste una vivienda saludable o el Wellness Real Estate, debemos saber que de media un ser humano pasa un 90% de su vida en interiores. De ese 90% que pasamos en interiores, un 60% lo pasamos en nuestras viviendas. Y en nuestras viviendas actuales el aire que respiramos, por poner solo un ejemplo, está 2,5 veces más contaminado que el aire exterior. Esto se cumple también para los que viven en grandes ciudades ya que el aire de nuestras viviendas siempre está mucho más cargado de dióxido de carbono y es menos rico en oxígeno. De ahí que, si no contamos con sistemas adecuados, debamos ventilar la vivienda a diario (sea invierno o verano).

Ya en la Primera Asamblea Mundial de la Salud en 1946 se reconocieron las profundas relaciones entre salud, desarrollo y urbanización y se consideró específicamente la vivienda como parte del medio ambiente en el sentido más general del término. Y es que nuestras viviendas no solo configuran un espacio, también un entorno y un ambiente, cuantos mejores sean todos estos aspectos en una vivienda, más aportará a la calidad de vida de los que la habitan.

Imagen: Ecodes. Hogares saludables, edificios sostenibles.

El concepto de Wellness Real Estate surgió aproximadamente en el año 2014, orientado principalmente a edificios de oficinas y comerciales, con el objetivo de que los trabajadores realizaran sus tareas en entornos más saludables que potenciaran su productividad y disminuyeran el riesgo de caer enfermo. Hoy en día este concepto, junto al de la construcción sostenible y la eficiencia energética, ha llegado a las viviendas, siendo EE.UU, China, Australia y Reino Unido los países con mayor inversión.

En el mismo año 2014 se creó el Well Building Standard, donde se establecen todos los criterios a seguir y requisitos que deben cumplir las viviendas y demás edificios dentro del concepto Wellness. Entre las características de una vivienda saludable o dentro del Wellness Real Estate está la posibilidad de regulación de la luz natural (que debe ser lo más abundante posible), los sistemas de filtración de aire con recuperación de calor (aire puro), los sistemas de filtración-purificación de agua, sistemas de enriquecimiento del agua (por ejemplo con vitamina C), el uso de materiales de construcción no tóxicos (sin emisiones de VOCs), la integración de sistemas de aromaterapia, climatización por suelo radiante refrescante, espacio dedicado a gimnasio, etc. En definitiva, se trata de viviendas en las que todo el proceso de diseño y construcción gira en torno a la salud y el bienestar de sus habitantes.

Si vamos a realizar una inversión importante en una vivienda ¿no será mejor invertir nuestros ahorros en aquella que mejore nuestro bienestar y contribuya a mantenernos sanos? Igual que somos exigentes con lo que comemos y bebemos, debemos serlo con el lugar en el que vivimos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, nuestras viviendas, los espacios que nos rodean y las costumbres de las comunidades en las que vivimos suponen una de las principales influencias en nuestra salud. Estos factores en conjunto nos afectan directamente y determinan entre un 80% y un 90% de nuestros parámetros de salud y calidad de vida. Por otro lado, la OMS calcula que para el año 2020 las enfermedades crónicas relacionadas con la calidad de nuestro entorno y con nuestros hábitos supondrán tres cuartas partes de todas las muertes a nivel mundial (por supuesto esto no implica únicamente a nuestras viviendas, sino también nuestras oficinas, las ciudades y demás entornos en los que habitamos).

Imagen: Serenbe community.

Según estimaciones de Cáritas en su programa Personas sin Hogar de 2014, en España aproximadamente un millón y medio de personas viven en infraviviendas que no reúnen siquiera unos requisitos mínimos, no poseen una ventilación adecuada y presentan deficiencias en su salubridad y aspectos ambientales. Una infravivienda con estas características no dista mucho de aquellas cuevas de hace miles de años, nos aporta cierta protección pero por otro lado, el ambiente interior de la misma no es salubre y esto significa que, aunque suene increíble, contribuye a dañar nuestra salud

Por suerte, la mayoría vivimos en viviendas perfectamente habitables, que generalmente contribuyen a que vivamos más y mejor. Pero existiendo hoy en día sistemas, proceso y materiales que pueden mejorar aún más el ambiente y la salubridad de nuestras viviendas, algo que afecta directamente a nuestra salud y la de nuestros familiares y amigos ¿no sería lo más conveniente integrarlos en todas las viviendas posibles?

Aunque nos hallamos centrado mucho en las viviendas como elementos independientes, hay muchos más factores que afectan a nuestra salud y nuestro bienestar que también se consideran en el Well Building Standard. El entorno exterior a nuestra viviendas (el vecindario, las zonas comunes, las zonas verdes, etc) también constituyen importantes factores que no podemos dejar de lado. El Wellness Real Estate promueve las relaciones entre los individuos, que se han comprobado como muy beneficiosas para nuestro desarrollo y nuestro bienestar, también fomenta la realización de actividades físicas en el exterior, para lo cual este debe estar tan cuidado o más que el interior de nuestras viviendas.

Imagen: Effekt Architects.

Los complejos existentes hoy en día (por el momento orientados a personas con un nivel adquisitivo alto o muy alto), incorporan todo tipo de facilidades para que los individuos se cuiden de manera activa, no solo de manera pasiva (gracias a unas viviendas y entorno saludables). En algunos casos se han llegado a incluir servicios como el de entrenador personal, nutricionista, etc. con carácter permanente en las promociones de viviendas de este tipo. Si no se nos hace raro tener un conserje de manera continua ¿por qué lo iba ser tener personal que se encargue de hacer un seguimiento sobre nuestra salud? Por no hablar del ahorro y desahogo que esto (el hecho de que vivamos de manera más saludable) podría suponer en los sistemas de salud pública.

Imagen: web Mansion Global

En Arrevol nos esforzamos por conseguir que nuestras viviendas no sean sólo espacios bonitos en los que habitar (la belleza también se ha comprobado que es un elemento que afecta a nuestro bienestar), sino que cuenten con todos los sistemas disponibles en el mercado para que en ellas se viva más y mejor. Si estás interesado en tener una vivienda diseñada por arquitectos, a tu medida, sostenible y que además cuide de ti y de los tuyos, consúltanos y te ayudaremos encantados.