Cómo detectar y evitar los puentes térmicos

Termografía. Fuente: Red current thermal imaging

¿QUÉ SON LOS PUENTES TÉRMICOS?

Se considera puente térmico cualquier parte del cerramiento del edificio (solera, cubierta, fachada, ventanas, etc.) donde la resistencia térmica cambia significantemente, es decir, es el punto o zona de la envolvente por el que se transmite más fácilmente el calor comparado con el resto de la superficie.

Los puentes térmicos pueden tener un gran impacto en la demanda energética de un edificio sobre todo en climas fríos como los del centro de Europa. España no tiene unas características climáticas homogéneas pero, en general, disfrutamos de un clima templado sin llegar a temperaturas extremas y, gracias a esto, el impacto de los puentes térmicos es mucho menor e, incluso en muchos casos despreciable. Pero cuando queremos realizar un edificio de alta eficiencia energética hasta la pérdida de un grado en el interior supone un problema, por lo que debemos cuidar mucho los detalles para evitar los puentes térmicos.

Aunque en España el problema de las pérdidas de calor por puentes térmicos no es tan grave como en otros países, no debemos olvidar que los puentes térmicos aumentan el riesgo de formación de mohos, esto se debe a que en condiciones de invierno estos elementos están más fríos que los que tiene alrededor y la diferencia de temperatura entre distintos elementos en contacto produce condensaciones superficiales. Por lo tanto, un puente térmico no solo nos puede suponer un mayor gasto de calefacción sino que también puede ocasionar problemas de salud a los ocupantes del edificio.


TIPOLOGÍAS

Los puentes térmicos se dan en elementos constructivos donde se produce una variación de su uniformidad, esto se puede deber a:

  • Puentes térmicos constructivos - Cambios en el espesor del cerramiento o de los materiales empleados. Un ejemplo de este tipo de puente térmico pueden ser las típicas hornacinas para radiadores que encontramos debajo de muchas ventanas.

  • Puentes térmicos geométricos - Diferencias entre las áreas internas o externas del elemento. Estos se producen en los encuentros entre dos o más paramentos de un cerramiento, mayoritariamente en las esquinas, donde el área de la superficie exterior e interior no coincide.

  • Puentes térmicos por cambio de material - Penetraciones completas o parciales de materiales con diferente conductividad térmica. En los peores casos nos podemos llegar a encontrar materiales de la envolvente que están al mismo tiempo en contacto con el aire de fuera y el de dentro.

Detalle de una ventana correctamente colocada para evitar puentes térmicos.

Esta clasificación nos permite reconocer de forma generalizada un puente térmico pero, si queremos entrar en más detalle, el CTE (código técnico de la edificación) en el DB-HE (documento básico de ahorro de energía) identifica de forma precisa los distintos tipos de puentes térmicos según su localización:

  1. Puentes térmicos integrados en los cerramientos:

    1. Pilares integrados en los cerramientos de las fachadas;

    2. Contorno de huecos y lucernarios;

    3. Cajas de persianas;

    4. Otros puentes térmicos integrados;

    5. Puentes térmicos formados por encuentro de cerramientos:

    6. Frentes de forjado en las fachadas;

    7. Uniones de cubiertas con fachadas;

    8. Cubiertas con pretil;

    9. Cubiertas sin pretil;

    10. Uniones de fachadas con cerramientos en contacto con el terreno;

    11. Unión de fachada con losa o solera;

    12. Unión de fachada con muro enterrado o pantalla;

  2. Esquinas o encuentros de fachadas, que, dependiendo de la posición del ambiente exterior se subdividen en:

    1. Esquinas entrantes;

    2. Esquinas salientes;

  3. Encuentros de voladizos con fachadas;

  4. Encuentros de tabiquería interior con cerramientos exteriores.


DÓNDE ENCONTRARLOS

Ya hemos visto en qué consiste un puente térmico y todos los tipos que nos podemos encontrar, pero aunque casi cualquier punto de la envolvente de un edificio puede ser un puente térmico y los arquitectos debemos tener mucho cuidado al diseñar los detalles constructivos, hay varias zonas del edificio que casi siempre tienen puentes térmicos. Las zonas más habituales en los que los encontramos son:

  • Las  ventanas. El precerco, el cerco, el marco, el vidrio e incluso el vierteaguas pueden ser puentes térmicos. Hace años que las ventanas vienen con rotura de puente térmico, es decir, una pieza de un material poco conductor introducida entre la cara interior y la exterior de la perfilería y que también separa los dos (o más) vidrios (si tus ventanas solo tienen un vidrio, tienes automáticamente un puente térmico).

 Detalle de una carpinterñia con rotura de puente térmico. Fuente: Ventanas Cabanero

Detalle de una carpinterñia con rotura de puente térmico. Fuente: Ventanas Cabanero

  • El cajón de la persiana o capialzado. Si las ventanas son complicadas de colocar sin causar puentes térmicos, los cajones de persiana mucho más. Por suerte, cada día los fabricantes están cada vez más concienciados con estos temas y los cajones de persiana a día de hoy vienen correctamente aislados. También es importante recordar que una persiana motorizada siempre va a estar mejor aislada que una de correa.

Cada vez encontramos en el mercado más solucionemos para evitar puentes térmicos en la colocación de ventanas y persianas.

  • Los pilares. Sobre todo en edificios antiguos es muy habitual encontrarse pilares embebidos en un muro en contacto con el exterior y cortando el aislante de la fachada… si es que tiene aislante.

  • Los forjados. De forma similar a los pilares, es habitual encontrarnos con que el canto del forjado de un edificio llega casi hasta el exterior de la fachada. Estos casos de elementos que cortan el aislamiento de la fachada no se produce solo en partes estructurales del edificio y es también recurrente encontrar puentes térmicos en los encuentros de tabiques y muros de fachada.

CÓMO DETECTARLOS 

Según lo precisos que queramos ser para localizar un puente térmico podemos utilizar tres métodos distintos:

A ojo – Sí, ciertamente este método no suena muy fiable ni muy científico pero en muchos casos, sobre todo los referentes a las ventanas, con poner nuestra mano sobre la superficie donde creemos que puede haber un puente térmico es suficiente para confirmar su presencia. Obviamente este “sistema” es más fiable cuanta mayor sea la diferencia de temperatura entre el interior del edificio y el exterior. La presencia de condensaciones y mohos también puede ser indicativo de la existencia de un puente térmico.

Termografías – Si queremos un resultado objetivo que nos permita conocer los puntos más sensibles de la envolvente de un edificio sin tener que realizar calas para ver cómo está construido, entonces recurriremos a las termografías. Las pruebas de diagnóstico realizadas con cámaras termográficas y llevadas a cabo por empresas especializadas nos ofrecen una serie de imágenes que muestran con claridad por donde pierde calor el edificio. Este sistema es además perfecto para reformas o rehabilitaciones energéticas ya que si se toman fotografías antes y después de la obra podremos comparar objetivamente el éxito de las medidas tomadas.

Cálculos numéricos – Si lo que buscamos es tener un edificio de consumo casi nulo o pasivo, las termografías no serán suficiente, aquí es donde entran los programas de cálculo como LIDER o Therm que nos darán resultados mucho más fiables. Gracias a estos programas podemos calcular el comportamiento térmico global de la envolvente del edificio, incluido el efecto que tiene en esta los puentes térmicos. Según el estándar Passivhaus un detalle constructivo se considera que está libre de puentes térmicos si la transmitancia térmica lineal no supera un valor máximo de 0,01 W/mK. El problema del cálculo numérico es que para que funcione necesitamos conocer todos los materiales de una envolvente, sus espesores y como están colocados, algo que en casos de rehabilitación implica multitud de calas.



CÓMO EVITARLOS

Los puentes térmicos, por lo general, suponen entre un 5% y un 10% de las pérdidas de calor de un edificio por lo que para lograr edificios con un grado muy alto de confort y un consumo de energía muy bajo debemos mantener un riguroso control de los puentes térmicos y de las infiltraciones de aire indeseadas. Para lograr edificios libres de puentes térmicos es necesario un buen diseño y planificación, así como un especial cuidado en los detalles constructivos y en su ejecución durante la obra.

A modo de guía, el Passivhaus Institut ha creado unas reglas que nos ayudarán a minimizar y evitar los puentes térmicos en todos sus casos:

  • Evitar - Intentar no “romper” la continuidad del aislamiento térmico.

  • Penetrar - Si no puede evitarse “romper” la continuidad del aislamiento, en los puntos de ruptura debe utilizarse un elemento con una conductividad muy baja.

  • Conectar - Conectar diferentes elementos constructivos sin interrumpir el aislamiento térmico.

La mejor manera de evitar un puente térmico es saber como se debe ejecutar cada elemento de la envolvente, por ello el CTE nos aporta una serie de detalles constructivos en los que se distingue claramente lo que hacer y lo que evitar:

 

Pilares integrados en fachada

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Pilares con continuidad del aislamiento de fachada.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Pilares sin continuidad del aislamiento de fachada.

 

Jambas

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO- Jambas con continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Jambas sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO GRAVE - Jambas sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería, con una separación importante entre estos elementos.

 

Dinteles

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Dinteles con continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Dinteles sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO GRAVE - Dinteles sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería, con cargadero pasante y carpintería a haces exteriores.

 

Alféizares

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Alfeizares con continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Alfeizares sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería, sin gran separación entre ambos elementos, y alfeizares en fachadas de una hoja sin aislamiento.


  DETALLES CON PUENTE TÉRMICO GRAVE  - Alfeizares sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería, con gran separación entre ellos.

DETALLES CON PUENTE TÉRMICO GRAVE - Alfeizares sin continuidad entre el aislamiento de fachada y la carpintería, con gran separación entre ellos.

 

Capialzados

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Capialzados de PVC o madera con aislamiento.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Capialzados de PVC o madera sin aislamiento.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Capialzados metálicos.

 

Frentes de forjado

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Frentes de forjado con continuidad del aislamiento de fachada.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO -Frentes de forjado sin continuidad del aislamiento de fachada.

 

Cubiertas planas

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Cubiertas planas con continuidad entre el aislamiento de fachada y el de cubierta


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Cubiertas planas sin continuidad entre el aislamiento de fachada y el de cubierta

 

Forjados inferiores en contacto con el aire exterior

DETALLES SIN PUENTE TÉRMICO - Forjados inferiores en contacto con el aire con aislamiento sobre el forjado o con continuidad entre el aislamiento de fachada y del forjado.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO - Forjados inferiores en contacto con el aire con aislamiento bajo el forjado, sin continuidad entre el aislamiento de fachada y el del forjado.

 

Suelos en contacto con el terreno

DETALLE SIN PUENTE TÉRMICO - Suelos en contacto con el terreno con continuidad entre el aislamiento de fachada y de solera.


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO LEVE (RAZONES GEOMÉTRICAS) - Suelos en contacto con el terreno sin continuidad entre el aislamiento de fachada y de solera.


DETALLE CON PUENTE TÉRMICO - Suelos en contacto con el terreno sin aislamiento en fachada.

 

Esquinas

DETALLES CON PUENTE TÉRMICO LEVE (RAZONES GEOMÉTRICAS) - Esquinas salientes (al exterior).


DETALLES CON PUENTE TÉRMICO LEVE (RAZONES GEOMÉTRICAS) - Esquinas entrantes (al interior).