Passivhaus y el consumo energético casi nulo

Passive House en Bisceglie-Bari_Portada.jpg

Últimamente se habla mucho de vehículos eficientes, electrodomésticos de bajo consumo, iluminación LED, etc. La eficiencia energética comienza a ser un tema serio en la arquitectura y en la industria en general. Teniendo en cuenta que el 40% del consumo total de energía de la UE corresponde a los edificios, la construcción y la arquitectura no podían ser menos.

La directiva 2010/31 establece que para 2018 todos los edificios públicos de nueva construcción deberán ser nzeb (nearly zero energy building) y antes de 2020 se deben establecer normativas en los distintos países de la UE para que todo edificio de nueva construcción también sea de consumo energético casi nulo (nzeb).

Passivhaus en Lleida.

Quizá por esto últimamente se está poniendo de moda el estándar Passivhaus. Las viviendas construidas según este estándar consiguen ahorros en el consumo energético de un 90% con respecto a casas antiguas y de un 75% en comparación con las casas nuevas construidas según el CTE actual. Se trata de edificios en los cuales el confort térmico se consigue mediante el calentamiento o enfriamiento del flujo de aire de ventilación necesario. De esta manera también se consiguen importantes ahorros en la instalación de refrigeración o calefacción (ya que solo se necesitan como elementos de apoyo).

Estas son las exigencias que debe cumplir una vivienda para que pueda considerarse y certificarse como Passivhaus:

  1. Demanda de calefacción < 15kWh/m2año

  2. Demanda de refrigeración < 15kWh/m2año

  3. Demanda energía primaria < 120kWh/m2año

  4. Estanquidad de la envolvente < 0,6h-1 50Pa

Funcionamiento de una passivhaus

Pero ¿cómo funciona una passivhaus?

Haciendo referencia al ámbito económico y según los expertos, conseguir que tu casa sea una passivhaus no debería tener ningún incremento de coste sobre el precio de construir una vivienda respetando el CTE actual. Así que partimos de una inversión económica normal, cualquiera que quiera construirse una casa puede elegir si quiere que sea passivhaus o no, sin que esto deba afectar al presupuesto.

Ejemplo de una passivhaus.

Una vivienda Passivhaus se basa en 5 principios o puntos de acción:

1. AISLAMIENTO

El SATE (sistema de aislamiento térmico exterior) es el aislamiento por excelencia utilizado en las passivhaus. Colocar el aislamiento por el exterior facilita la reducción del número de puentes térmicos.

La primera passivhaus que se construyó está en Darmstadt, Alemania.

En una passivhaus el aislamiento rodea toda la vivienda, en algunos casos incluso por debajo de la cimentación, convirtiéndola en una especie de termillo. En los puntos de puente térmico inevitable se colocan piezas especiales de materiales poco transmisores para reducir sus efectos.

2. VENTANAS

Las ventanas de una passivhaus serán en muchas ocasiones de triple acristalamiento, aunque en climas benignos como el nuestro no siempre es necesario, y a ser posible de marcos delgados (ya que el marco tiene un coeficiente de transmisión mayor que el vidrio). Un detalle importante de los acristalamientos es la pieza situada entre vidrios en todo su perímetro, el intercalario, esta pieza suele ser metálica y por lo tanto muy transmisora, se recomienda un intercalario de PVC o cerámico para optimizar el acristalamiento.

En cuanto al factor solar del vidrio, mejor que sea alto para conseguir unas mayores ganancias de temperatura por radiación solar. En verano será necesario sombrear los vidrios y en invierno dejarán penetrar la radiación solar.

El precerco de las ventanas es preferible evitarlo ya que afecta a la estanqueidad de las mismas, punto que trataremos más adelante.

3. PROTECCIÓN SOLAR

Sobre todo en España, es necesario instalar protecciones solares activas para los días soleados de verano y que se puedan retirar en invierno. Al instalar vidrios con un factor solar alto se hace más necesario el uso de sistemas de sombreamiento como toldos, pérgolas,…etc.

4. ESTANQUEIDAD

No nos referimos a estanqueidad al agua, que se da por hecho, si no a estanqueidad al aire que se consigue mediante un correcto sellado de la envolvente y de todos los encuentros. Para poner a prueba la estanqueidad de un edificio se utiliza un test conocido como "blower door", en el que, con todos los encuentros sellados, se coloca un ventilador en una de las aperturas de la vivienda y se miden estas filtraciones a una presión de 50 Pa.

Esta estanqueidad se consigue mediante diversos métodos y materiales. El enlucido de yeso es estanco siempre que no se perfore o agriete, los paneles OSB también son estancos y el hormigón lo es a partir de un espesor de 5 cm. En puntos como el perímetro de las ventanas se utilizan materiales especiales como las cintas precomprimidas o el caucho butílico.

5. VENTILACIÓN

El ser humano produce alrededor de 10 litros de agua al día en forma de humedad, esta es una de las razones por las que es necesario una correcta ventilación en nuestras viviendas, así como para eliminar otros posibles gases nocivos.

Esquema de un sistema de ventilación forzada de doble flujo (soler&palau)

La ventilación de una passivhaus es un elemento crucial ya que a través de la misma se consigue una adecuada climatización. En algunos climas muy benévolos esta puede ser natural, pero por lo general hablamos de ventilaciones forzadas con una tasa de 0,3 renovaciones por hora. Esta tasa de renovación (por debajo de lo exigido por el CTE) es suficiente para conseguir una buena calidad de aire y permite que los espacios se climaticen sin que notemos los chorros de impulsión del sistema de ventilación.

Las máquinas de ventilación forzada utilizadas en passivhaus están equipadas con un sistema de recuperación de calor muy eficiente que permite llegar a un 90% de recuperación de temperatura. Una serie de filtros en el sistema de ventilación purifica el aire interior, elimina la contaminación, polvo, polen, etc.

Sin embargo, aunque mediante este sistema de ventilación es posible climatizar el 100% de la vivienda, se trata de sistemas muy ajustados y por tanto siempre se precisa de mecanismos de apoyo a la calefacción y a la refrigeración para las situaciones más extremas. De esta manera siempre se puede garantizar un ambiente de confort interior.