ORI, transforma y optimiza el espacio de tu vivienda

Estamos acostumbrados a un concepto de vivienda estático, donde cada espacio tiene su función especializada, de manera que varios espacios se apelmazan unos al lado de otros hasta configurar la vivienda. Dentro de ella cada mueble tiene su lugar específico y configuran las diferentes estancias, por ejemplo la cama en el dormitorio. Sin embargo, todos conocemos los famosos sofás-cama, que permiten que en determinado momento un salón, una sala de estar o un estudio se conviertan en un dormitorio, todo gracias a que un sofá se transforma en cama. Generalmente este tipo de muebles son auxiliares, típicos en apartamentos vacacionales, en habitaciones para invitados, etc. Pero la vivienda cada vez es un bien más difícil de conseguir (no solo comprar, también alquilar), más aún la vivienda “grande” a la que muchos estamos acostumbrados, con varias habitaciones, salón, comedor, varios baños y cocina.

Dormitorio-baño principal en la vivienda MM, del estudio OHLAB.

La consecuencia directa de esta organización del espacio es que tendemos a habitar viviendas de un tamaño superior al realmente necesario. No es que esté mal tener una vivienda con espacio de sobra, pero ¿no sería mejor si en nuestra vivienda, fuera del tamaño que fuera, el espacio estuviera optimizado? ¿no serían también más eficientes desde el punto de vista energético? De cara a que el acceso a la vivienda sea universal, qué es mejor ¿un despacho y por otro lado un dormitorio de invitados o un despacho que se convierte en dormitorio de invitados? ¿y si un salón se convirtiera en despacho y también, cuando fuera necesario, en dormitorio?

Interior del apartamento mínimo desarrollado por el estudio LAAB de tan sólo 28 m2.

Obviamente, si se dieran estas situaciones de espacios combinados o transformables, las viviendas podrían ser más pequeñas (pero igual de prácticas y completas) y por tanto también deberían ser más accesibles. Igualmente, podrían ser grandes, pero los espacios estarían más optimizados. Es probable que la solución a la cuestión del tamaño de la vivienda esté en un punto intermedio, pero lo que está claro es que podemos sacar mucho más provecho a los espacios.

Vivienda MM.

Sin ir más lejos, recientemente ha sido premiada la casa MM, situada en Mallorca, del estudio OHLAB, como la mejor vivienda del mundo. Esta vivienda, entre otras cosas, permite “desactivar” determinados espacios, mientras estos no son utilizados. En concreto, toda la zona de invitados se desconecta y “desaparece” de cara a la limpieza, climatización y el mantenimiento. Es otra manera de optimizar los espacios y el consumo energético.

Pero esto es un ejemplo de una vivienda unifamiliar en una parcela con mucho espacio. En las ciudades hay cada vez una mayor falta de espacio y de viviendas, esto hace que se encarezcan. Además, muchas viviendas del centro de las ciudades son pequeñas y no están adaptadas a los usos de hoy en día, el reducido espacio y su poca flexibilidad las hace menos deseables.

De cara a intentar resolver los planteamientos anteriores, el MIT Media Lab desarrolló hace unos años el proyecto CityHome, un prototipo de mueble robótico, transformable, que permitía transformar los espacios según las necesidades. Este mueble robotizado respondía a nuestros gestos y, según lo que le ordenáramos, ponía a nuestra disposición una cama, una mesa de trabajo, se movía para dejar más espacio y generar una sala de estar o un comedor e incluso incorporaba una cocina. Pero este proyecto se quedó en prototipo.

Este año, la empresa de muebles automatizados ORI ha lanzado al mercado, a partir de este proyecto del MIT y en colaboración con el diseñador Yves Behar, un mueble capaz de transformar el espacio. Imagina un salón que se convierte en dormitorio, despacho o en dos estancias en vez de una sola, que además cuenta con espacio de almacenaje y genera diferentes ambientes gracias a la iluminación. Todo esto se consigue con el mueble de ORI de una manera intuitiva y totalmente automática.

Vista general del mueble robotizado ORI.

El mueble ORI incluye una cama, varias baldas, cajones y zona de almacenaje, escritorio de trabajo, espacio para la TV y varios tipos de iluminación led integrada. Se puede controlar a través de un sencillo panel táctil situado en uno de sus frentes, mediante una app o incluso a través de Alexa, el asistente de voz de Amazon. En caso de que se fuera la luz, ORI se pone automáticamente en modo manual. Por otro lado ORI cuenta con una serie de sensores de movimiento que detectan cualquier obstáculo cuando se está moviendo o transformando de manera automática.

Panel de control principal de ORI.

Existen dos versiones de ORI, Full System y Queen System, que solo se diferencian por el tamaño de la cama (la versión Queen cuenta con una cama de 1,60m de ancho).

Lo interesante de ORI es que es capaz de transformar por completo un espacio. Vienen preconfigurados por defecto tres ambientes: Dormitorio, sala de estar/TV y vestidor; pero nosotros podemos establecer otras configuraciones y posiciones según nuestras necesidades.

Con unas medidas aproximadas de 2 x 1,60 metros (sin desplegar la cama), el mueble robótico ORI encaja encualquier habitación de tamaño medio y permite exprimir al máximo el espacio. El mueble va conectado a un rail que queda disimulado a la altura del rodapié y va enchufado a la red eléctrica convencional (todo el sistema consume menos que un secador de pelo).

ORI puede funcionar en espacios muy reducidos.

Aunque en principio va dirigido a personas que habitan pequeños apartamentos, gracias a su diseño compacto, este sistema se puede colocar en cualquier habitación de la casa, lo cual nos permitiría una variedad de usos desconocida hasta el momento para una habitación de tamaño estándar (con un espacio de 4x4 metros o incluso menos sería suficiente).

Frente del mueble transformable ORI donde se aloja la cama, zona de estudio y almacenaje.

Sin duda se trata de una solución muy interesante para multiplicar y optimizar el espacio de una vivienda, sea del tamaño que sea. ORI consigue más opciones en un mismo espacio que cualquier otro mueble robotizado conocido hasta la fecha.

Zona de estudio de ORI.

Aunque por ahora solo se distribuye entre constructoras y promotoras de EE.UU, tienen planeada la expansión de su venta a nivel internacional. Es cierto que el prototipo del MIT (City Home) era aún más ambicioso, en el sentido en que consistía en un mueble robotizado que servía de nexo para toda la vivienda, al incorporar la cocina y presentarlo además como división entre las zonas más comunes y el baño. Pero ORI es un gran paso en la gestión eficiente y aprovechamiento del espacio más importante para todos, nuestra vivienda.