Materiales pétreos en arquitectura: Mármol

El mármol, geológicamente hablando, se trata de una roca metamórfica constituida por calcita y procedente de las transformaciones causadas por las altas temperaturas, las presiones y la presencia de agua. El mármol puro es casi blanco, pero suele contener gran cantidad de impurezas en forma de dolomita, cuarzo, micas, etc, las cuales le otorgan su variedad cromática.

Aunque los geólogos distinguen el verdadero mármol de otros tipos de caliza muy similares pero con procesos de formación muy distintos, en el mundo de la construcción es común denominar a ambas rocas mármol. Las calizas marmóreas, que pueden ser pulidas, así como las calizas sedimentarias y otras rocas, como ciertas dolomías, entran también dentro de los llamados mármoles comerciales.

Este tipo de piedra presenta un aspecto cristalino muy característico y unas propiedades de resistencia que la hacen susceptible de ser utilizada en la construcción. Además, el mármol es fácil de pulir, lo que le otorga un brillo perfecto y hace resaltar sus valores cromáticos, así como las vetas o líneas que suelen acompañar a estas piedras.

Podemos encontrar mármol en casi cualquier lugar del mundo, pero en España los mármoles más comercializados son los de nuestro propio territorio y los procedentes de Italia, que son considerados de los mejores mármoles del mundo. Entre los mármoles españoles más destacables está el mármol crema marfil, que se puede obtener en cuatro lugares distintos, Coto, Zafra, Quibas y Puertas, los mármoles Macael, procedentes del municipio del mismo nombre, o el mármol negro Marquina y rojo Alicante, dos de los mármoles más conocidos de nuestro país.

A continuación hemos elaborado una pequeña guía visual de la mayoría de mármoles comercializados en España catalogados por su color predominante.

Mármoles blancos

 

Mármoles grises

 

Mármoles negros

 

Mármoles cremas

 

Mármoles rojos

 

Mármoles marrones

 

Mármoles verdes

 

Mármoles rosas

 

Mármoles azules

 

Mármoles amarillos