La inminente reforma del Edificio y la Plaza de España

Madrid es una ciudad en continuo cambio y parece que en los próximos años estos cambios van a ser de una relevancia superior a la media. En un post anterior, hablábamos de la próxima reforma y remodelación del estadio Santiago Bernabéu. En este post, vamos a hablar de una de las más importantes remodelaciones en el centro de la capital, la reforma y transformación del Edificio de España y el recientemente votado y aprobado proyecto de remodelación de la Plaza de España.

El Edificio de España en construcción visto desde la Plaza de España.

Antes de nada, un pequeño resumen de la historia de este edificio. Su construcción comenzó en 1948 y terminó en 1953. Alcanza los 117 metros de altura y dispone de 65.000 metros cuadrados repartidos en 25 plantas, cuenta con 29 ascensores. Por entonces, y hasta 2005, su uso principal fue el de hotel (Hotel Crowne Plaza), pero también alojaba múltiples oficinas y viviendas. En el año 2005 fue adquirido por el Banco Santander, se llevaron a cabo obras de restauración de la fachada y se demolió una gran parte de los acabados interiores. Estuvo cerrado y sin uso hasta 2014, momento en que lo adquirió el grupo chino Wanda. En la actualidad, el edificio está en proceso de compra por el grupo español Baraka.

La antigua piscina del Hotel Crowne Plaza, en una de las azoteas del Edificio de España.

Definitivamente, tras varias compraventas y polémicas de por medio, se ha alcanzado un acuerdo para la reforma del Edificio de España y, finalmente, va a ser la empresa española Baraka, que realizará el último pago para la compra del edificio al grupo Wanda a finales de este mes, la que lleve a cabo las obras de remodelación del que es el octavo rascacielos de la capital.

Estado actual del interior del Edificio de España. Gran parte de los acabados han sido demolidos.

El grupo Wanda desistió. A pesar de que en 2014 se modificó el nivel de protección del edificio, para que sólo fuera necesario mantener la fachada principal y las laterales (todo el interior incluida la estructura podía ser derribado), esto no fue suficiente para el grupo chino, que quería demoler también la fachada para luego reconstruirla de nuevo exactamente igual. Como ya se sabe, las negociaciones con el Ayuntamiento de Madrid fracasaron.

Infografía de Edificio de España tras su reforma.

El nuevo propietario, Baraka, se ha comprometido no solo a mantener toda la fachada, sino también toda la estructura interior del edificio. Como en 2008 ya se llevaron a cabo los trabajos de demolición de los acabados interiores del edificio, por aquel entonces propiedad del banco Santander, el grupo Baraka ahorrará tiempo y dinero en la próxima reforma. Esta debería empezar entre finales de marzo y principios de abril y estar terminada en 2019. Las obras discurrirán en paralelo a las de la remodelación de la Plaza de España.

Infografía de los escaparates de la zona comercial tras la reforma.

Desde el punto de vista económico y medioambiental, la propuesta del grupo Baraka es mejor que la del grupo Wanda. Rehabilitar un edificio preexistente es, generalmente, más económico que derribarlo entero para luego reconstruirlo. Por otro lado, al no derribar el edificio, se generan muchos menos residuos y se emite también menos CO2 a la atmosfera. Por norma general, rehabilitar es más sostenible medioambientalmente que demoler y reconstruir.

Infografía general del exterior del Edificio de España tras la reforma. Exteriormente el mayor cambio se producirá en los escaparates y accesos de las plantas bajas.

El nuevo propietario del Edificio de España quiere recuperar la imagen que tenía el edificio hace 50 años, en su época de esplendor, aunque contará con un interior totalmente renovado. En los pisos bajos, se alojará una gran superficie comercial de 15.000 m2 que ocupará hasta la segunda planta del rascacielos. A partir de esta planta, todo el edificio será un gran hotel de cuatro estrellas de la cadena mallorquina Riu que contará con más de 650 habitaciones, dos piscinas y amplias zonas para convenciones y eventos como bodas y otras celebraciones.

El acceso al hotel se realizará desde la entrada principal actual, justo enfrente de la Plaza de España, y el acceso a las zonas comerciales estará situado en los laterales, en los encuentros del edificio con Gran Vía y con Princesa. Desde la planta calle se podrá acceder a dos ascensores que comunicarán directamente con el "sky bar" en la azotea del edificio, el cual contará con unas vistas privilegiadas de todo Madrid.

Vista aérea esquemática de la próxima remodelación de la Plaza de Ezpaña y su conexión con los jardines de Sabatini y el tempo de Debod. 

Como decíamos antes, en paralelo a las obras del Edificio de España, se llevará a cabo la remodelación de la Plaza de España.  El proyecto ganador (Welcome mother Nature, goodbye Mr Ford) apuesta por la generación de una gran plaza central pavimentada y un incremento de la zona verde en los alrededores, así como una conexión verde y directa con los jardines y la zona del Palacio Real y con el templo de Debod. Asimismo, conectará con Madrid Río mediante carril bici y soterrará el tráfico en la calle Bailén hasta la calle Ferraz, ampliando el túnel actual. Pretende de esta manera reducir el tráfico en la zona y aumentar las zonas peatonales y las dedicadas a eventos al aire libre.

A estos dos importantes proyectos, se les une la idea de ampliar las aceras en la Gran Vía a costa de reducir los carriles dedicados al tráfico de vehículos. Ya se realizó una prueba las pasadas navidades. Se trata de una opción más, que regeneraría y potenciaría esta importante vía comercial y encajaría a la perfección con los proyectos y futuros usos de la Plaza de España y del Edificio España.