La arquitectura de Donald Trump

Trump International Hotel en Rio de Janeiro

La figura de Donald Trump es mundialmente conocida en multitud de ámbitos como el televisivo o el político, pero aquí nos vamos a centrar en hablar del mundillo que le hizo multimillonario, la construcción.

Fundada en 1923 por Fred Trump, padre de Donald, la organización Trump es la empresa inmobiliaria ligada a esta famosa familia estadounidense. La empresa comenzó sus andaduras con la construcción de pequeñas viviendas unifamiliares en Queens y la expansión del actual concepto de supermercados (dónde la gente podía coger sus propios alimentos en lugar de pedirlos). La empresa siguió y siguió creciendo, superando algunas de las peores crisis económicas e inmobiliarias del país norteamericano, hasta convertirse en un gigante empresarial que gestiona miles de propiedades por todo el mundo.

Aparte de gestionar propiedades, la organización Trump también desarrolla y financia grandes proyectos arquitectónicos, sobre todo hoteles. En este post vamos a repasar algunos de los edificios más llamativos de la familia Trump.

Trump Tower – Nueva York, EEUU

Arquitecto: Der Scutt, Swanke Hayden Connell

Se trata, probablemente, del edificio más famoso de cuantos Trump ha construido. Situado en la 5ª avenida de Nueva York, en pleno Manhattan, este rascacielos de 58 plantas quedará para siempre en el recuerdo de muchos americanos como el lugar en el que el 45º presidente de los EEUU anunció su candidatura a la presidencia.

La torre se encuentra entre los edificios más altos de la ciudad de Nueva York y en 1982, año de finalización de las obras, pasó a ser la estructura de hormigón armado más alta de la ciudad, aunque ya ha perdido ese honor. Se trata de un edificio mixto de oficinas y residencias que al mismo tiempo funciona como sede de la Trump Organization y vivienda principal del propio Donald Trump, el cual se aloja en un ático de tres plantas.

El espacio público del edificio está revestido con lujosos mármoles rosados y acabados en oro, y cuenta con un gigantesco atrio de 5 plantas con una cascada que recorre las paredes de mármol. En la fachada exterior el elemento más llamativo es la esquina escalonada con árboles que aporta distinción a las clásicas fachadas de vidrio.

Trump Ocean Club – Ciudad de Panamá, Panamá

Arquitecto: Arias Serna Saravia

Este rascacielos diseñado por un estudio colombiano y situado en el sector de Punta Pacífica, Panamá, fue hasta 2012 el edificio más alto de toda Sudamérica… aunque teniendo en cuenta que se termino de construir en el año 2011 no podemos decir que llegase a ostentar el record durante mucho tiempo.

El edificio de 284 metros de alto y 72 plantas, destaca por su llamativa forma de vela y su lujosa situación en la bahía de Panamá, junto a la playa, y con vistas al océano Pacífico. El descomunal rascacielos fue el primer edificio construido por la organización Trump en el continente sudamericano y, hasta este año, también el único en su haber.

Trump International Hotel – Las Vegas, EEUU

 Arquitecto: Joel Bergman

Con 190 metros de altura y 62 plantas, el lujoso edificio que construyo Trump en 2008 en Las Vegas es el edificio residencial más alto de la ciudad americana. El hotel-condominio cuenta con 1.282 habitaciones, varios apartamentos privados y dos restaurantes. Algunas de esas habitaciones alcanzan un valor de hasta 3 millones de dólares, muestra del asombroso nivel de lujo que acostumbran a contener las edificaciones de los Trump.

Y si las habitaciones y viviendas son sinónimo de lujo, no podía ser nada menos el exterior del edificio. Al clásico acabado en vidrio de la mayoría de rascacielos estadounidenses se le decidió dar un aspecto más llamativo y provocador al añadirle finas capas de oro de 24 quilates. Como dijo Edwin Heathcote, afamado crítico de arquitectura: “Como metáfora, ¿puede un espejo dorado coronado con el nombre de su promotor funcionar mejor? Es menos arquitectura que marketing, convirtiendo el nombre TRUMP en el componente más importante.”

Trump Towers – Estambul, Turquía

Arquitecto: Brigitte Weber Architects

La primera construcción de Trump en Europa se compone de dos torres de 39 plantas, inclinadas e interconectadas entre ellas, situadas en el corazón de Estambul. Una de las torres contiene oficinas mientras que la otra es un edificio residencial con un total de 200 viviendas. En la unión de las dos edificaciones encontramos un centro comercial y un complejo de cines.

A diferencia de la gran mayoría de proyectos llevados a cabo por la organización Trump, estos dos edificios destacan no solo por su lujo y tamaño sino también por su calidad arquitectónica. La imagen escultórica y dinámica que generan las fachadas angulares y cristalinas, junto al contraste de blancos y negros y las variaciones opaco-transparente, generan una percepción visual única y permiten un mayor aprovechamiento solar y eficiencia energética del edificio.

Trump Tower – Makati, Filipinas

Arquitecto: Pomeroy Studio

Y si hemos visto una torre de Sudamérica y otra de Europa, es momento de ver una torre Trump en el continente asiático. La torre Trump de Makati está actualmente en construcción y en el momento en el que se termine (supuestamente el mes que viene) pasará a ser el edificio residencial más alto de todo Filipinas.

Las fachadas de muro cortina del edificio maximizan las impresionantes vistas que ofrece el conjunto y ocultan una serie de balcones y salientes de distintos tamaños que generan un sistema de sombras calculado para evitar el fuerte impacto del sol. Las fachadas de vidrio bajo emisivo, junto a un sistema de recogida y aprovechamiento de lluvias, una cubierta ajardinada, una construcción modular y el exhaustivo estudio de los vientos y del recorrido del Sol, harán de este edificio la construcción más eficiente y amable con el entorno de entre todas las construcciones que cuentan con el sello de Donald Trump.