HeliaFilm, lámina solar adaptable

Hasta ahora, colocar paneles solares en un edificio suponía buscarles un lugar, donde no se vieran mucho, pero en el que a su vez se obtuviera el rendimiento suficiente y, también, adaptar una zona del edificio para su colocación, ya que los paneles solares más usados no son adaptables, responden a unos estándares de tamaño bastante rígidos y requieren de una inclinación específica que, muy a menudo, hace que destaquen más de lo que nos gustaría.

Pero es posible que esto cambie en los próximos años y que dispongamos de paneles solares que se adapten a nuestro edificio, tenga la forma o el diseño que tenga.

La empresa alemana Heliatek ha desarrollado la lámina solar HeliaFilm. Se trata de una lámina de menos de 1 mm de espesor, un peso de 500 gramos por metro cuadrado, flexible y que puede fabricarse en varios colores. Incluso tiene una versión semitransparente (transparente hasta en más de un 50%).

En su fabricación se utilizan pequeñas moléculas orgánicas (oligómeros), que se van depositando en finas capas. Existen varios tipos de molécula, cada una especializada en absorber un determinado rango de longitud de onda (incluso luz infrarroja). La fabricación de estas láminas fotovoltaicas orgánicas es muy eficiente ya que por cada metro cuadrado de lámina sólo necesitan 1 gramo de material orgánico.

Planta de fabricación de HeliaFilm.

HeliaFilm tiene un rendimiento un 25% superior al de las placas solares tradicionales de silicio, pero su punto fuerte es que este rendimiento no se ve afectado cuando hablamos de luz difusa o de altas temperaturas (que sí disminuyen el rendimiento de las placas convencionales). Esto, además, nos permitirá ampliar la zona de colocación de células solares a casi cualquier parte de nuestro edificio, incluso aunque no sea la orientación sur.

HeliaFilm integrado en piezas de hormigón prefabricado para fachada.

Por otro lado, la posibilidad de elegir entre varias tonalidades de acabado abre la puerta a tratar esta lámina fotovoltaica no solo como un elemento de captación de energía solar, sino también como una pieza más del diseño del edificio. Su flexibilidad permite utilizarla como un nuevo material de recubrimiento, solo que, además de ser un acabado del edificio, genera energía limpia.

En la actualidad HeliaFilm se encuentra en una fase avanzada de desarrollo. En febrero de este año marcaron un record mundial de eficiencia al conseguir un rendimiento del 13,2% mediante una de sus láminas fotovoltaicas orgánicas opacas. Se está probando en varios edificios su combinación con vidrio, acero, policarbonatos y otros materiales así como su integración en piezas prefabricadas de hormigón para fachadas.

Es posible que, dentro de unos años, las láminas fotovoltaicas no sean un elemento a esconder o al que adaptar nuestros edificios si no todo lo contrario, un elemento integrado en los materiales, fácil de instalar y adaptable a cualquier diseño. Y que permitirá aumentar drásticamente la cantidad de energía solar que podemos recolectar a través de la arquitectura.

HeliaFilm adaptado a una estructura hinchable.