Consejos para elegir contratista para tu reforma

Contratista_Portada.jpg

Lo has hecho, has encontrado la casa y el local de tus sueños, la casa en la que crecerán tus hijos y en la que crearas recuerdos de incalculable valor, y el local en el que verás florecer tus ideas y en el que tu negocio podrá por fin comenzar a crecer, ahora solo falta una cosa… la reforma. Muy pocas personas guardan buenos recuerdos del día que se decidieron a realizar una reforma, la mayoría describen los meses de obra como una experiencia para no repetir jamás y comentan que los resultados se alejan mucho de lo deseado, pero todo esto se puede evitar con la correcta elección de las empresas ejecutantes de la reforma.

Si cuentas con un arquitecto, algo obligatorio en obra nueva, pero opcional en reforma, entonces no debes preocuparte por este tema. Los arquitectos podemos ayudar y aconsejar de la forma más objetiva y profesional con la elección de una constructora. Lo que nosotros siempre recomendamos hacer es buscar varias empresas, al menos tres, y darles a todas los mismos planos y las mismas partidas de obra, de esta forma podemos comparar correctamente entre ellas. Esta labor suele correr a cargo del arquitecto, si has conocido a un arquitecto que dice que siempre trabaja con la misma constructora, desconfía, lo recomendable es siempre ver varias opciones.

Si no cuentas con un arquitecto que te pueda asesorar, entonces ten en cuenta los siguientes consejos para acertar en tu elección:

El presupuesto

Presupuestos.jpg

Es probablemente el punto más obvio a tener en cuenta cuando comparamos distintas empresas. El presupuesto es la herramienta que usan habitualmente los propietarios para elegir un contratista siendo, habitualmente, el precio más bajo el que se lleva la obra. Pero esto es un error muy grave por varias razones:

  • No todos están presupuestando lo mismo. A no ser que cuentes con un arquitecto que haya realizado unos planos y una memoria de calidades, cada contratista presupuestará una reforma muy distinta. Esto quiere decir que el presupuesto más bajo no tiene porque ser el más barato, puede que la razón de que sea tan bajo es que las calidades presupuestadas sean peores que las de sus competidores.
  • Lo barato sale caro. Todo tiene su precio justo y en la construcción parece que nos hayamos olvidado de ello, ya que cada vez es más corriente ver precios irrisorios que no se corresponden a la realidad de un trabajo bien realizado. El pintor que cobra 3€ el metro cuadrado y el que cobra 10€ no tienen nada que ver, los dos pintarán la pared del color que les hayas indicado, pero la calidad del acabado y de la ejecución del mismo distará mucho.
  • Las estimaciones. No es raro encontrar en un presupuesto de una constructora una estimación de precio, en lugar de un precio descompuesto. Si ves que algún precio no te cuadra por ser demasiado bajo, es probable que se trate de una estimación que tiene por objeto subir el presupuesto una vez comenzada la obra. Esto es habitual verlo en las partidas de electricidad, con estimaciones de 10 enchufes para una vivienda que acaba teniendo 80 o más.

Si no puedes contar con el asesoramiento de un profesional para explicarte los presupuestos y no sabes nada de construcción, entonces fíate del presupuesto más completo, de aquel que tiene los precios perfectamente descompuestos según metros o unidades y que incluye cosas que otros han pasado por alto. También es recomendable que si tienes varios presupuestos distintos, compares precios de una misma partida y si ves una diferencia notable entre contratistas, les preguntes directamente el porqué de ese precio.

Y, por último, si resides en España debes saber que las constructoras pueden ponerte el IVA al 10% siempre y cuando el precio de los materiales no supere el 40% del precio total de la obra y que el destinatario de dicha obra sea persona física. Muchos contratistas “olvidan” mencionar esto a sus clientes y dejan el IVA al 21%.

La planificación

Planificación.jpg

Es muy corriente que junto al presupuesto de la reforma, el contratista nos entregue un plazo estimado de obra, normalmente expresado en meses. Estos plazos sirven de poco o nada si no tienen también una planificación de la reforma. Con planificación nos referimos a una tabla u organigrama en el que se especifique la duración de cada trabajo, teniendo en cuenta la compatibilidad de ciertos trabajos y las fechas máximas para realizar pedidos de materiales. Una empresa que tenga este tipo de planificación realizada previa al inicio de obra tiene una gran ventaja sobre su competencia y muchas más probabilidades de acabar en el plazo previsto.

La normativa y las licencias

Normativa.jpg

Esto parece algo obvio, que una empresa dedicada a la construcción conozca las normativas que le afectan, así como las licencias que debe obtener antes de empezar ninguna obra. Pero no es tan raro como parece que un contratista no esté al día de las normas del Código Técnico de la Edificación o que desconozca por completo las exigencias de los Ayuntamientos en cuanto a tasas y licencias.

Siempre que se esté modificando la distribución de una vivienda, local u oficina, aunque solo sea un tabique, se necesita pedir antes una licencia. Si un contratista te intenta convencer de lo contrario, debes tener en cuenta que las multas y sanciones son siempre para el propietario.

Saber si la persona que estás contratando está al corriente de la normativa actual de edificación, es algo más complicado de comprobar. Como regla general desconfía del contratista que te diga que sí a todo. Hay muchas partes de un edificio que no se pueden tocar y otras que cuando se tocan deben tratarse de una forma muy específica, sobre todo si hablamos de estructuras e instalaciones, por lo que un contratista, al igual que un arquitecto, debe saber perfectamente que se puede hacer y que no y, en este último caso, ofrecer soluciones alternativas a la propiedad.

El encargado de obra

Encargado de obra.jpg

Si hay algo que no le gusta a la gente de hacer una reforma es tener que estar pendiente de ella constantemente y tener cierto miedo de que si no están encima del contratista en todo momento, algo malo acabará ocurriendo. Esto se soluciona con la presencia de un encargado de obra. Si ya cuentas con la ayuda de un arquitecto que supervise la obra, el papel del encargado no resulta tan relevante, pero cuando no es así, es esencial contar con esta persona.

El encargado o jefe de obra suele ser un arquitecto técnico, perteneciente a la misma empresa constructora, pero ajeno a los trabajos manuales. Esta persona debe encargarse de organizar a todos los trabajadores que intervengan en la reforma, así como de las entregas de materiales, las posibles variaciones del presupuesto y los plazos de obra. Además será la persona que hará de intermediario entre constructora y propiedad durante el periodo de obra, poniéndole al corriente del estado de la misma siempre que sea necesario.

Los papeles en orden

Papeles.jpg

Con la creciente desconfianza de la mayoría de las personas hacia las empresas constructoras debido a la mala fama que se han ganado muchas de ellas durante los últimos años, es necesario recordar que la mayoría de problemas surgen cuando se trabaja con una empresa no tan “profesional” como parece. Si queremos asegurarnos de que la empresa que estamos contratando tiene todos los papeles en orden, podemos pedirle la siguiente documentación:

  • Certificado de estar al corriente de las obligaciones tributarias.
  • Certificado de estar al corriente de las obligaciones de la Seguridad Social.
  • Documento de inscripción en el Registro de Empresas Acreditadas del Sector de la Construcción.
  • Seguro de responsabilidad civil, último recibo.
  • Servicio de prevención de riesgos, último recibo.
  • Documentación de los trabajadores de la empresa, si los tiene en nómina.

Aparte de todo esto, si el contratista te manda un dossier de empresa con trabajos ya realizados e incluso opiniones de antiguos clientes, es una razón de más para confiar en esa empresa.


Ante todo, recuerda que lo más recomendable si vas a realizar una reforma grande e importante es contar con un arquitecto que te asesoré durante todo el proceso, además de ocuparse de realizar el diseño y de supervisar la obra.

Si estás pensando en realizar una reforma en Madrid, no dudes en contactarnos y consultarnos.