Conductos y difusores textiles para reformas y obra nueva

Los clásicos conductos de ventilación de chapa metálica o de lana de vidrio podrían tener sus días contados. Cada día que pasa, los típicos conductos de toda la vida están viéndose remplazados por sistemas más flexibles.

Los conductos y difusores textiles llevan existiendo ya varios años, pero como con todo, se necesita que pase un tiempo para que un producto se gane la confianza de sus consumidores. Esta clase de conductos aún no está muy difundida y no es fácil de encontrar instalada, pero a cada año que pasa son más los arquitectos y técnicos que deciden dejar atrás la chapa metálica por una solución más innovadora y sanitaria.

Características:

  • Máximo control en la difusión

La mayor y principal ventaja de usar conductos textiles es el control que nos ofrecen de la difusión del aire. A todo el mundo le ha pasado alguna vez de estar en un restaurante o en alguna sala de espera y morirse de frío porque tiene justo encima la salida del aire acondicionado, ese caso tan típico y molesto no ocurre cuando tenemos una instalación textil.

Comparación de difusión de aire con una instalación convencional

Los conductos y difusores textiles ofrecen diversas formas de difundir el aire en una sala, desde las microperforaciones, que aportan corto alcance pero una superficie más amplia de salida, hasta las boquillas de salida, que tienen un foco de afección más pequeño pero mucho más alcance.

Tipos de salidas de aire de los difusores textiles Prihoda

Todos los orificios por debajo de 0,4mm se consideran microperforaciones y causan una gran dispersión del aire a lo largo de todo el conducto. Por encima de esa medida pasan a ser, simplemente, perforaciones, que proporcionan un suministro más direccionado del aire.

Flujo de aire según el tipo de salida del aire

  • Secciones adaptables

Desde una pequeña habitación, hasta un laboratorio o incluso un recinto ferial, cualquier tipo de espacio, sin importar su tamaño puede estar abastecido de aire a base de conductos textiles, gracias a su gran versatilidad. Los ductos textiles los podemos encontrar en diámetros de entre 100 y 2000 mm, siempre basados en especificaciones particulares.

Opciones de sección de conductos textiles Prihoda

Opciones de sujeción de conductos textiles Prihoda

  • Fácil instalación y ahorro económico

Si algo nos preocupa a todos los que trabajamos en el mundo de la construcción son los presupuestos. Por ello, cada vez que vemos que hay alguna novedad en el mercado, ya sean nuevos materiales o nuevas técnicas de construcción, lo primero que pasa por nuestras cabezas es si será rentable. En el caso de los conductos y difusores textiles nos encontramos con la sorpresa de que en la mayoría de los casos sale más económico que los conductos rígidos de chapa metálica tradicionales. Esto se debe en gran medida al ahorro sustancial de la instalación, que al ser mucho más sencilla y rápida supone muchas menos horas de mano de obra especializada. Según que fabricante podemos encontrarnos con ahorros del 50, o incluso del 70%, respecto a una instalación tradicional.

Esquema de componentes de la instalación de los conductos y difusores textiles

  • Más higiénicos

Este tipo de conductos pueden lavarse en una lavadora corriente como si se tratase de una prenda personal. Después de lavarse y desinfectarse el sistema queda completamente libre de bacterias, algo que los sistemas tradicionales no permiten, es por esto que este tipo de conductos se están extendiendo con rapidez por laboratorios y edificios de la industria alimentaria, que cuentan con estrictas normas sanitarias.

Supuestamente los conductos y difusores textiles no pueden llegar a obstruirse por completo y, por lo tanto, su mantenimiento y limpieza se debe exclusivamente a razones estéticas e higiénicas.

 Cada sección desmontable por cremallera lleva una etiqueta de lavado.

Cada sección desmontable por cremallera lleva una etiqueta de lavado.

  • Personalizables

Esta es probablemente la característica que llama más la atención la primera vez que nos cruzamos con una de estas instalaciones. Pasamos de los típicos acabados metálicos e industriales a unos conductos que varían en forma y color según las necesidades. Gracias a la amplia gama de colores que ofrecen las empresas de conductos textiles, las instalaciones de aire pasan a ser una parte estética del edificio y no una simple instalación a ocultar. Algunas empresas ya trabajan incluso en diseños personalizables, con dibujos, estampados o publicidad integrada en los conductos.

Puntos en contra:

  • Pueden desprender olores

Los fabricantes advierten de que ciertos tejidos pueden llegar a desprender olores molestos en las primeras semanas de uso, y recomiendan tener durante al menos dos semanas, nada más completar la instalación, el aire en funcionamiento para eliminar por completo los olores. También señalan que en ningún caso el aire es nocivo.

  • Se deben manejar con mucho cuidado

Es obvio que no es lo mismo trabajar con piezas metálicas que con telas, pero esto es aún más relevante cuando pensamos en todo el polvo, suciedad y trajín en general que acarrea una obra. Los tejidos deben mantenerse en todo momento, limpios y secos, algo que puede suponer un reto en ciertas ocasiones, y una vez se vayan a colocar los instaladores deben usar guantes y procurar que los conductos no entren en contacto con ninguna “impureza”. Y por si eso no fuera poco, también nos advierten de que si al meter aire por primera vez en la instalación los conductos no están 100% limpios, pueden llegar a romperse.