La passivhaus prefabricada

Passivhaus realizada por la empresa Ecocor

En anteriores post, hemos hablado de las Passivhaus, que reducen sustancialmente el consumo energético de una vivienda (hasta un 90%) a la vez que mejoran la calidad de vida en su interior, y también hemos hablado de las viviendas prefabricadas, que ofrecen un resultado constructivo óptimo y permiten ajustar al máximo los tiempos y costes de construcción. ¿Qué pasaría si consiguiéramos juntar estas dos características o sistemas en una misma vivienda?

Vivienda prefabricada passivhaus.

La empresa norteamericana Ecocor en colaboración con el estudio de arquitectura RPA ha lanzado al mercado las primeras viviendas prefabricadas que, una vez construidas, cumplen el estándar Passivhaus. Esto supone un increíble avance ya que permite controlar en un taller especializado la correcta ejecución de los componentes de la futura vivienda passivhaus. Se ahorra de esta manera el intenso control de obra necesario en las obras de ejecución de una passivhaus. De esta manera también, como suele ocurrir con todas las viviendas prefabricadas, se acortan los tiempos de construcción. Al concentrar una buena parte del trabajo en una nave industrial, la vivienda passivhaus estará lista para ser ocupada en 2 o 3 meses desde la firma del contrato. Algo impensable, o como mínimo improbable, con el sistema tradicional.

Taller de montaje especializado en viviendas prefabricadas de Ecocor.

Actualmente, Ecocor dispone de 11 modelos de vivienda prefabricada passivhaus para elegir, pero permiten combinar diferentes modelos o hacer modificaciones sobre los mismos. Los precios van desde los 140.000 $ (124.712 €) de un modelo de unos 20m2 de superficie útil, hasta los 542.000 $ (482.813 €) del modelo más caro con cerca de 180m2 útiles. Aunque por ahora solo están disponibles en Estados Unidos.

El sistema utilizado por Ecocor se basa, principalmente, en unos muros exteriores patentados por la empresa que están certificados por el Passive House Institut con una transmitancia de tan solo 0,101 W/mK. Son los denominados “Super Walls”, muros prefabricados totalmente herméticos al aire pero transpirables para el vapor de agua, soportados por una subestructura de madera y totalmente aislados mediante fibra de celulosa. Las ventanas de madera maciza y triple acristalamiento también son colocadas y selladas en taller. Gracias a que estos muros son estancos al aire ya de por sí, una de las exigencias más altas del estándar passivhaus y que se pone a prueba con el test blower-door, nos ahorramos la hermetización de la cara interior del muro que normalmente se consigue con membranas o con yeso y requiere una atención especial a esquinas y encuentros.

Ventanas de madera en una vivienda pasiva de Ecocor.

Según el diseño elegido por el cliente, los muros de la futura passivhaus se fabrican en la nave especializada para luego llevar los componentes al lugar de construcción, donde son colocados y ensamblados con un sellado especial entre cada pieza. Lo único que queda entonces por colocar son las instalaciones, el revestimiento exterior e interior y el sistema de particiones internas. Antes de colocar las capas de acabado, lo muros vienen preparados con una cámara para todo el paso de instalaciones de electricidad, climatización y fontanería.

Para la cubierta de las viviendas ofrecen un sistema equivalente al de los muros, que evita en los encuentros con los mismos cualquier puente térmico y consigue unas transmitancias mínimas.

Modelo de vivienda prefabricada passivhaus de Ecocor.

Dado que una buena parte de la complejidad de una Passivhaus se encuentra en la ejecución material y el correcto control de los detalles constructivos en obra, sin duda, recurrir a opciones prefabricadas con un control de fabricación y de calidad facilitaría mucho el proceso. En muchas ocasiones, se llevan a cabo obras de viviendas que pretenden ser una passivhaus pero, cuando por fin la obra termina y llega el momento de certificar la vivienda, a pesar del gran esfuerzo realizado por todos los profesionales implicados, la vivienda no cumple con los mínimos de este estándar.

Los productos certificados y prefabricados reducen los puntos críticos a ejecutar en la obra y garantizan el éxito en el momento de la certificación. Lo ideal sería poder contar con productos prefabricados que se adapten a cualquier diseño, ya que muchas veces el cliente busca que su casa sea única, dejando abierta la opción de elegir un diseño ya preestablecido.

Las viviendas incorporan sistemas de energía renovable y climatización por ventilación mecánica con recuperación de calor.

Ecocor nos permite elegir entre alguno de sus modelos o en adaptar un diseño a su sistema de prefabricación con un consecuente incremento del coste respecto a sus modelos preestablecidos. Aunque se trata de una empresa estadounidense, sin duda no tardará mucho en aparecer su homólogo europeo, ya que se trata de un proceso que ofrece garantías y una mayor calidad para un estándar que es muy exigente.

Una passivhaus prefabricada ejecutada por Ecocor.