Berlin Neu Messezentrum, Tempelhof

Proyecto de intervención en el antiguo aeropuerto de tempelhof

El 8 de octubre de 1923 Tempelhof fue, por primera vez, considerado oficialmente como un aeropuerto. La construcción de la terminal se concluyó en 1927. En 1934, como parte del plan de Albert Speer para la reconstrucción de Berlín, se proyectó la construcción de la actual terminal de pasajeros. La terminal fue construida entre 1936 y 1941.

El cierre del aeropuerto de Tempelhof llevaba debatiéndose prácticamente desde su transferencia a la autoridad civil con motivo de la reunificación alemana, en 1990. Su cierre estaba inicialmente previsto para 2004, pero una demanda interpuesta por las compañías que operaban en el aeropuerto había retrasado su cierre hasta el 31 de octubre de 2008.

Parques públicos de la ciudad de Berlín

Durante mucho tiempo la ciudad de Berlín se ha planteado que hacer con las más de 331 hectáreas que ocupa el aeropuerto. Tras multitud de ideas y proyectos llegados de todas partes del mundo, los vecinos de Berlín decidieron que todo ese espacio debía de conservarse tal cual estaba. De esta forma, en mayo de 2010 el antiguo aeródromo fue inaugurado festivamente como el mayor parque público de Berlín, con el nombre "Tempelhofer Feld".

Los berlineses luchan aún a día de hoy para lograr que Tempelhof se mantenga como parque. Descartada la opción de intervenir en el parque, surgía una nueva ocasión que no se podía dejar pasar: la intervención en el edificio, ya en desuso, del aeropuerto de Tempelhof. Su posición estratégica en el parque, situada en la esquina noroeste, le ofrece un lugar privilegiado.

Planta actual del aeropuerto

Ernst Sagebiel , arquitecto original del aeropuerto, tenía previsto construir una enorme tribuna sobre la cubierta de Tempelhof desde la que los berlineses pudieran observar todo tipo de espectáculos aéreos, pero las limitadas fechas y el creciente conflicto que se estaba desarrollando por aquel entonces, impidieron la realización completa de su obra.

Sabiendo esto el proyecto se plantea como una intervención en cubierta que pretende potenciar la imagen del actual edificio y proponer, al mismo tiempo, un espacio que con el tiempo sea capaz de asumir los posibles cambios de uso, dándole así un valor añadido.

"El proyecto de un edificio debe poder leerse como una armonía de espacios iluminados. Cada espacio debe ser definido por su estructura y el carácter de su iluminación natural." [Louis Kahn]

Fotomontaje del aspecto interior 

El Sol funciona como gran motor lumínico y climático del edificio. Como resultado, un gran volumen de 13.000 m² definido en sus límites verticales y en parte de la cubierta por una superficie que deja pasar la luz pero no la vista, creando una atmósfera única en su interior.El visitante habita dentro de la luz.

El proyecto desarrollado trabaja los materiales como reguladores naturales de la temperatura y sus cambios, definiendo el espacio a través de la luz. El edificio dispone de un sistema regulador de la luz solar: una vez definidos espacialmente los límites de la intervención y las propiedades de los materiales, el proyecto plantea otras constantes: en primer lugar la definición de la cantidad y calidad de luz natural en función del posicionamiento solar, movimiento entendido como ciclo variable que cualifica en los distintos momentos del día el espacio interior.

Tanto el forjado como la cubierta del proyecto se han diseñado para ser lo más ligeros posibles, evitando sobrecargar excesivamente la estructura preexistente del aeropuerto.

Imagen nocturna del proyecto