Arquitectura mínima: 3D printing for living

Interior de la vivienda, zona dormitorio

Un grupo de estudiantes dirigido por Peter Ebner y con la colaboración de Futurelab han diseñado una pequeña vivienda que cubre todas las necesidades básicas del ser humano en tan sólo 4,65m2 y unas medidas totales de 2,2 x 2,2 m con aproximadamente 3 metros de altura. Se trata de una cápsula que se fabrica mediante impresión 3D y que está orientada a jóvenes viajeros y amantes de la tecnología.

Se trata de una de las viviendas mínimas más compactas diseñadas hasta el momento.

Dado el crecimiento demográfico actual y otros problemas, como las migraciones en busca de refugio por guerras, las aplicaciones de este tipo de viviendas se multiplican. Uno de los puntos fuertes de esta vivienda mínima reside en su diseño compacto (mucho menor que el de Diogene por ejemplo), con un aprovechamiento máximo del espacio.

La vivienda tiene forma de cúpula y cuenta con un óculo para ventilar e iluminar con luz natural el interior. Gracias a una serie de componentes móviles cuenta con cuarto de baño, con inodoro plegable, cocina con nevera incluida, escritorio y cama, así como un sistema de proyección integrado. El suelo cuenta con un doble fondo para introducir instalaciones y espacio de almacenamiento.

Para imprimir la vivienda se utilizó una impresora 3D de 12 x 25 metros y una altura de 4,5 metros (VX4000), especializada en la impresión de objetos de gran tamaño, el tiempo de impresión fue de más 120 horas. En cuanto al material utilizado se trata de un plástico con base de arena mezclado con un pegamento especial.

Impresión de prototipo a escala 1:1