Alejandro Aravena, premio Pritzker 2016

El arquitecto chileno Alejandro Aravena ha sido el receptor del premio más prestigioso del mundo de la arquitectura en 2016, el Pritzker. Aravena, de 48 años, es conocido por los proyectos de vivienda social realizados en América latina por su estudio Elemental.

Elemental ganó fama internacional gracias a su proyecto social Quinta Monroy desarrollado en Iquique, Tarapacá, Chile. El reto al que se enfrentó el estudio de Aravena consistía en dar vivienda a 100 familias que durante 30 años habían ocupado ese terreno ilegalmente. Además, debían de trabajar dentro de un programa específico llamado Vivienda Social Dinámica sin Deuda (VSDsD), orientado a las personas más necesitadas económicamente de la sociedad y que consiste en un subsidio de 7500 dólares americanos para abarcar los pagos del terreno, la urbanización y la arquitectura. La solución a la que llego Elemental fue la de construir solo los espacios esenciales y dejar una envolvente para el resto de espacios, de forma que sus residentes fueran rellenándolo según sus necesidades y posibilidades económicas.

Conjunto de 93 viviendas incrementales. Quinta Monroy en Iquique, Chile.

“Me interesaría solucionar los problemas que pudieran interesarle a cualquier ciudadano, sea su casa, un barrio o problemas de segregación y violencia. Yo estudié una disciplina que me entrega fórmulas para traducir a formas esas cuestiones intangibles que preocupan a cualquiera.”

El estudio de Aravena tuvo también un papel crucial en la reconstrucción de Constitución, una de las ciudades más afectadas por el terremoto de 8,8º que afecto a Chile en 2010 y el tsunami que vino a continuación. Para este proyecto Elemental decidió recurrir a un proceso participativo para conocer las necesidades reales de los afectados.

Plan de reconstrucción de la ciudad de Constitución.

El arquitecto chileno formó parte del jurado del premio Pritzker del año 2009 al 2015. En 2016 con Richard Rogers, premio Pritzker 2007, y Glenn Murcutt, premio Pritzker 2002, entre el jurado, por primera vez en 41 años de historia de este premio un chileno ganó el prestigioso galardón.

El jurado dijo sobre el galardonado:

“Alejandro Aravena está liderando una nueva generación de arquitectos que tiene una comprensión holística del entorno construido y ha demostrado claramente la capacidad de conectar la responsabilidad social, las demandas económicas, el diseño del hábitat humano y la ciudad. Pocos están a la altura de las exigencias de la práctica de la arquitectura como un esfuerzo artístico, así como de los desafíos sociales y económicos de la actualidad. Aravena, desde su Chile natal, ha logrado ambas, y al hacerlo, ha ampliado significativamente el papel del arquitecto.”

Algunos de los proyectos más interesantes de Elemental

Zócalo turístico en Constitución, Chile. 2014

Proyecto de miradores costeros desarrollado en el marco del Plan de Reconstrucción Sustentable de Constitución con el fin de potenciar y poner en valor el patrimonio natural.

Centro de innovación UC en Santiago, Chile. 2014

El edificio utiliza una masa térmica en el perímetro que evita la acumulación de calor, en oposición de la clásica envolvente de vidrio.

70 viviendas incrementales en Monterrey, México. 2010

El proyecto sigue la misma idea que en la Quinta Monroy, desarrollando espacios habitables de muy bajo coste para los más pobres, pero fácilmente ampliables.

Mirador Las Cruces, México. 2010

Se trata de un mirador que ofrece a los peregrinos un espacio de sombra al mismo tiempo que ofrece extraordinarias vistas del cerro.

Torres Siamesas en Santiago, Chile. 2005

Lo que comenzó con el encargo de una torre de cristal acabó convirtiéndose en un ejemplo de eficiencia energética gracias a la creación de una segunda fachada en el interior de la torre.

Entrevistador: ”¿Cuál es el último indicador de calidad?”
Alejandro Aravena: ”Una pregunta: ¿yo viviría aquí? Si la respuesta es no, el proyecto no pasa la prueba.”