7 sistemas para purificar el agua de tu vivienda

No hay nada más cómodo y placentero que abrir el grifo de nuestra casa y echar un buen trago de agua. Pero esto no es posible en muchas viviendas debido a que el agua no tiene la pureza recomendable. Aunque todas las ciudades deben cumplir con una normativa a la hora de suministrar agua potable de determinada calidad, sólo algunas ciudades tienen un agua suficientemente buena como para beberla directamente del grifo, entre ellas está Madrid, pero incluso en estas ciudades afortunadas, la composición del agua del grifo se puede mejorar mediante filtros que harán que bebamos del grifo un agua mejor incluso que el agua mineral embotellada (en algunos casos el agua del grifo ya es de por sí mejor que el agua embotellada).

Mapa de la dureza del agua en España

En este post recogemos algunos sistemas de filtración de agua, que pueden instalarse fácilmente en nuestras viviendas y ayudarnos a consumir agua más sana y ahorrar en la compra de agua mineral. Según nuestro caso nos serán más útiles unos filtros u otros, también podremos optar por la combinación de diferentes sistemas de tratamiento de agua. Por supuesto no siempre son necesarios estos sistemas de filtrado y, en muchos casos, tan solo son algo recomendable. Por suerte, vivimos en un país con agua potable para todos directamente en nuestras casas, aun así, como todo, la calidad de esta agua se puede mejorar. Estos son algunos de los sistemas de filtración más efectivos:

1- Filtros de carbón activado:

Existen multitud de tipos de filtros de agua

El carbón activado filtra y purifica el agua cuando hacemos que esta fluya a través del mismo. Hay distintas versiones de este filtro, pudiendo ser bloques de carbón activado (más eficaz) o carbón activado granulado (menos eficaz). Aunque elimina bacterias y otros microorganismos del agua, además de mejorar el sabor y el olor de la misma, no elimina sustancias como el arsénico, fluoruros, nitratos y percloratos. Según el tipo, sí que hay algunos filtros de carbón activado que retienen el amianto, mercurio, el plomo y los VOCs (compuestos volátiles orgánicos).

2- Filtros cerámicos:

Este tipo de filtros se basan en la filtración de agua por los microporos de una pieza cerámica que generalmente tiene forma de vela. Es uno de los sistemas de filtración más tradicionales y es muy efectivo para eliminar todo tipo de microorganismos y partículas en suspensión, pero no son capaces de retener los contaminantes químicos. Otras de sus ventajas son su fiabilidad y durabilidad, que puede extenderse hasta más de 20 años.

Limpieza de un filtro cerámico.

3- Filtros de cal o descalcificadores:

Eliminan la cal del agua mediante un sistema mecánico de intercambio de iones. El magnesio y el calcio presentes en el agua son los principales responsables de las formaciones de cal. Para capturar estos elementos se emplea una resina que es atravesada por el flujo de agua y que genera un intercambio de iones (retiene iones de calcio y magnesio y libera iones de sodio).

Hay que tener en cuenta el espacio que ocupan los descalcificadores, abajo a la derecha en la imagen

Estas resinas necesitan regenerarse o “limpiarse” cada cierto tiempo, para lo cual los descalcificadores van equipados con un depósito de sal. También suelen ir equipados con un contador de agua descalcificada para saber cuándo es necesario realizar la regeneración. La calidad de la resina del descalcificador es fundamental para su buen funcionamiento. Estos sistemas son muy recomendables para aumentar la vida útil de nuestros electrodomésticos y para consumir un agua más sana. 

4- Filtración por destilación:

Es un proceso basado en los distintos puntos de ebullición de los elementos disueltos en el agua. Se calienta el agua hasta que esta se evapora, el agua evaporada se condensa con una composición más pura. Se habrán eliminado todos los químicos, minerales, gran parte de las bacterias y virus y otros agentes con un punto de ebullición más alto que el agua.

Sin embargo, no es un sistema eficaz contra los compuestos volátiles orgánicos, trihalometanos ni cloro. Se trata de un método de filtrado a tener en cuenta, pero quizá no el más recomendable para una vivienda habitual, ya que el procedimiento es algo más lento y laborioso y según el volumen de agua a destilar habrá que reservar un espacio considerable.

5- Ozono:

Consiste en un tratamiento del agua con ozono que purifica y potabiliza el agua. La capacidad de oxidación del ozono (O3) elimina de manera bastante eficiente todo tipo de microorganismos, virus y bacterias del agua. El tratamiento de agua con ozono es hasta 3000 veces más eficaz que el tratamiento con cloro, ya que se requiere mucha menos cantidad para conseguir el mismo efecto. Por otro lado, este método no es útil para eliminar los diferentes químicos que puedan estar presentes en el agua.

La marca Grohe tiene su propio sistema de filtrado y tratamiento de agua

6- Filtración por osmosis inversa:

Es uno de los sistemas más extendidos en los últimos años. Consiste en el filtrado de agua a través de una membrana con microporos, que bloquea todas las moléculas de mayor tamaño que las del agua. Es un sistema eficaz en la eliminación de algunos componentes que no puede eliminar el carbón activado, como el arsénico, fluoruros, nitratos y percloratos. Sin embargo, no es capaz de eliminar los VOCs (compuestos volátiles orgánicos), el cloro ni los trihalometanos. Muchas veces, el carbón activado y la filtración por osmosis inversa, se presentan como sistemas complementarios.

Varios tipos de filtros combinados

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la osmosis inversa desecha mucho agua en el proceso de filtrado, llegando a desechar desde 3 hasta 20 veces el agua que producen. Es por esta razón que se recomienda comprobar bien las especificaciones del fabricante antes de la compra, elegir un equipo con una membrana de alta calidad, así como limitar su uso exclusivamente para el agua que se vaya a consumir o a utilizar para cocinar.

7- Tratamiento con rayos UV:

En este tipo de filtro o tratamiento, se hace pasar el flujo de agua por una lámpara de rayos ultravioleta de manera que se eliminan una gran parte de los microorganismos y bacterias presentes en el agua. Es un sistema pensado para complementar al resto ya que no es eficaz contra los contaminantes químicos presentes en el agua.

Agua 13.jpg
 

Como veréis, hoy en día, existen múltiples maneras de purificar el agua que consumimos en nuestras casas. Lo mejor es estudiar cada caso particular, dejarse asesorar por un profesional y colocar un filtro acorde a nuestras necesidades. Muchos de estos sistemas están pensados para conectarse directamente a la red de suministro de nuestras viviendas, pero según el caso puede que nos interese conectarlos a un sistema de reaprovechamiento de agua de lluvia. Para obtener mejores resultados lo ideal es combinar diferentes tipos de filtro y apostar por la calidad de los sistemas que vayamos a instalar, al fin y al cabo, se trata del agua que consumimos y del cuidado de nuestra salud.

Otra opción son  las jarras filtrantes. El modelo Jata JH012 es la de mejores resultados según la OCU (España).