5 propósitos de la arquitectura para 2017 y para el futuro

Proyecto del Apple Campus 2. Norman Foster & Partners.

Comienza un nuevo año y todos somos conscientes de que esto, cada vez más y de forma más intensa, significa cambios. Y es que en la sociedad actual los cambios cada vez ocurren en menos tiempo.

Las redes sociales, la tecnología y el mundo digital lo invaden todo. Hace unos años todavía se hacían los planos a mano y ahora el ordenador es una herramienta indispensable. Lo mismo ha pasado con los móviles e incluso con los métodos de trabajo, ¿quién no usa todavía AutoCAD? Puede parecer todo muy obvio pero han pasado pocos años y han cambiado muchas cosas.

Proyecto de base habitable permanente en la luna de Norman Foster & Partners.

Pero de aquí en adelante ¿cómo cambiará la arquitectura y qué desafíos tiene por delante? La sociedad está cambiando, aparecen nuevas necesidades y la arquitectura debe adaptarse. Se demanda eficiencia, la sociedad cada vez funciona y hace las cosas de manera más inmediata, los procesos se automatizan y las nuevas tecnologías nos han vuelto mucho más exigentes.

Infografía de la Torre de Dubai Creek Harbour. Calatrava.

La arquitectura surgió como solución al problema de dar cobijo, de protegernos ¿Qué significa esto hoy en día? A continuación recogemos 5 propósitos y desafíos de la arquitectura para 2017 y para el futuro:

1. De cara a los usuarios

 Espejo inteligente de Panasonic.

Espejo inteligente de Panasonic.

Como ya hemos dicho, cada vez tenemos usuarios más exigentes. La sociedad se está acostumbrando a las nuevas tecnologías, a su rapidez, su fiabilidad y la capacidad que tienen para hacernos las cosas más fáciles. La arquitectura se va adaptando pero podríamos decir que va con retraso. Por ejemplo, hablando de viviendas, en 2009 se introdujo por primera vez una normativa en el Código Técnico que hacía referencia a algo tan básico como es el nivel de aislamiento acústico necesario en nuestros hogares. Como contraste, ese mismo año ya disponíamos de los primeros smartphones, como el iPhone 3GS y se fundaba WhatsApp, que hoy nos permite comunicarnos a nivel mundial.

La arquitectura de 2017 y del futuro no deberá tan solo darnos cobijo, deberá cuidarnos, sanearnos e incluso curarnos, cada vez estamos más concienciados de lo importante que son la salud y el bienestar y nuestros hogares deberán participar de ello. Además deberá incorporar todas aquellas tecnologías que demanda hoy en día la sociedad ¿Cómo es posible que no sea normal poder conocer el consumo en tiempo real de mi vivienda? Frente a toda la tecnología que nos rodea ¿Cómo puede ser que en 2017 aún haya viviendas mal aisladas del frío o personas que no pueden descansar en su propio hogar porque escuchan demasiado los ruidos de la calle o de los vecinos? En todos estos campos la arquitectura aún tiene mucho margen de mejora.

2. De cara a la energía

Beddington Zero Energy Development. Inglaterra.

En torno al 40% de los recursos energéticos de la UE son consumidos por los edificios y estos mismos generan también el 40% de los residuos. De cara al año 2020 se pretenden reducir dentro de la UE un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, incrementar hasta el 20% el aporte de energía mediante renovables y aumentar en un 20% la eficiencia energética de los edificios. A partir de 2018 además, se introducirán nuevas modificaciones en materia de eficiencia energética en el Código Técnico y todos los edificios públicos que se construyan deberán tener un consumo energético casi nulo.

Avance de las obras del Apple Campus 2.

Los edificios deben empezar a consumir energía de manera más responsable o, directamente, generar la misma energía que consumen. Para ello necesitamos mejorar también las técnicas constructivas ya que en las construcciones de alta eficiencia energética la ejecución es un punto clave. Poco a poco nos vamos acercando al horizonte 2020 y para entonces el concepto de energía referido a un edificio habrá cambiado por completo.

3. De cara al medio ambiente

Pabellón "Reportando desde el frente" con perfiles de acero galvanizado reutilizados. Alejandro Aravena.

No solo se trata de consumir menos. Los materiales y el proceso constructivo también son importantes. Es decir, cada vez tendremos más en cuenta todo el ciclo de vida de un edificio, valorando incluso el origen de sus materias primas y los recursos que se han consumido para extraerlas. Los materiales reciclables y los elementos reutilizables cada vez serán más comunes en la construcción. Además, no solo deberán ser respetuosos con el medio ambiente, también deberán serlo con las personas.

Construcción de vivienda mediante paneles autoportantes prefabricados de madera y paja.

Cada vez existen más materiales alternativos a los tradicionales con menores costes de producción y mejores prestaciones. Algunos son totalmente artificiales y otros de origen natural, pero el cemento y el ladrillo no están en la lista y deben reinventarse (fabricar una tonelada de cemento supone emitir una tonelada de CO2).

4. De cara a la ciudad y el campo

Proyecto para el futuro parque subterráneo Al Fayah en Abu Dhabi. Mediante un sistema de cubiertas se evita la evaporación de agua y se favorece la proliferación de un ecosistema. Heatherwick arquitectura. 

Las ciudades suponen un 2% de la superficie terrestre y en Europa el 85% de los habitantes viven en ciudades. Los edificios son la pieza base del urbanismo, de la ciudad. La arquitectura deberá mejorar la calidad de vida de las ciudades, muchas de las cuales más que crecer necesitan regenerarse, reaprovecharse y ser modificadas y adaptadas a las nuevas exigencias medioambientales y sociales. Es necesario que la arquitectura ayude a esta adaptación de las mismas para que las personas, que en su momento se mudaron del campo a la ciudad, no pierdan calidad de vida y sigan siendo deseables.

Vista aérea de la ciudad de Tokio.

Las smartcities son el futuro, ciudades eficientes en la gestión que hacen de sus recursos e interconectadas con sus habitantes para ser más fáciles de visitar y de habitar y también más saludables, con sistemas de transporte eficientes y no contaminantes. En España ciudades como Santander son ya referencia a nivel internacional y en 2017 seguramente se una alguna más al modelo de smartcity.

Vídeo de presentación de Santander smartcity.

También hay que atender al envejecimiento de la población, gente mayor que desea vivir con todas las facilidades y la mayor tranquilidad posible. En un mundo interconectado en el que las distancias suponen cada vez un menor impedimento, quizá volver al campo se convierta en una alternativa. Repoblarlo de manera respetuosa para alejarse de las ya a veces demasiado saturadas ciudades. 

Dron para reparto a domicilio en zonas rurales de Amazon.

5. De cara a los sistemas constructivos

Módulos prefabricados de cuartos húmedos de la empresa Conspace.

Todos estos cambios no serán posibles sin la continua evolución de los sistemas constructivos. Ya hemos visto edificios levantarse en cuestión de días. Pero la velocidad de construcción no es lo único importante, la capacidad de los edificios para incorporar mejoras, “actualizaciones” para etapas o usos futuros es crucial y es una forma de garantizar la sostenibilidad de la construcción. Cada vez existen más sistemas constructivos flexibles y adaptables cuyos componentes pueden ser adaptados y mejorados o reutilizados según las necesidades.

Proyecto para una calzada a base de plásticos reciclados en Rotterdam.

La construcción por módulos prefabricados en taller está ya a la orden del día. Con este tipo de sistemas conseguimos mejores resultados y mayor calidad en la ejecución ya que se realiza en espacios de trabajo especializados.

Impresión de una pieza de muro para una vivienda.

La impresión 3D es otro de los sistemas que puede suponer un gran cambio en la arquitectura y la construcción en los próximos años. En China ya se han montado edificios enteros mediante piezas “impresas”. Este sistema abrirá además las puertas a la utilización de nuevos materiales en la arquitectura y permitirá crear a un precio asequible piezas especiales para detalles y soluciones específicas de un edificio.

El rascacielos del futuro según ARUP.

Se podría decir que todo esto son requisitos para la arquitectura de los próximos años, impuestos ya no sólo por las normativas sino también por el medio ambiente y por una sociedad cada vez más concienciada, informada y conectada. Cumpliendo estas demandas la arquitectura deberá aun así sacar esa faceta artística que expresa el dominio de la técnica.