5 pinturas innovadoras para un futuro mejor

La pintura suele pasar desapercibida en la mayoría de viviendas y edificios, pero gracias a las nuevas tecnologías la pintura no solo servirá para decorar, generar energía o limpiar el aire serán algunas de sus nuevas funciones.

Como cualquier otro elemento en el mundo de la arquitectura, la pintura también se ha visto cerca de la extinción. Las innovaciones en construcción y las nuevas tendencias en interiorismo le han complicado la existencia a la clásica pintura de toda la vida. Papeles pintados, frisos de madera, acabados en bruto (hormigón, ladrillo…), vinilos, revestimientos de tela, piedras, cerámicas… cada día son más las alternativas en acabados de superficies y, por ello, la pintura no se podía quedar atrás y se ha visto en la obligación de “innovar o morir”. Estas son algunas de las sorprendentes capacidades que ofrecerá la pintura de los próximos años.

Pintura inteligente

Desarrollada en el año 2012 en la Universidad de Strathclyde, en Escocia, está “smart paint” utiliza nanotecnología para avisarnos de posibles fallos estructurales, así como para alertarnos de corrosiones y humedades. Todo esto se logra gracias a la combinación de cenizas recicladas de la combustión del carbón y una alineación de nanotubos de carbono. Cuando uno de estos nanotubos se dobla, su conductividad varía y esa información es transmitida a unos nodos de comunicación que deben ser instalados en la superficie pintada.

Pintura fotovoltaica

La autoproducción de energía y el autoabastecimiento de los edificios es un tema de vital importancia en la arquitectura actual, por ello no es de extrañar que cada año nos sorprendan con nuevos productos para obtener energía fácilmente, como las tejas solares de Tesla. En este caso, se trata de un spray de perovskita, un mineral capaz de absorber la luz solar. Esta sorprendente invención podría abastecer una vivienda unifamiliar con tan solo aplicar una capa en sus fachadas, ya que convertiría estas superficies en generadores de energía. Este producto se encuentra aún en desarrollo debido a su aún bajo índice de conversión, aunque no dudamos de que en los próximos años volveremos a escuchar hablar de este mágico spray.

Pintura autorreparable

Hace ya varios años fabricantes de coches como Nissan o Lexus, comenzaron a pensar cómo podrían crear un coche capaz de autorrepararse de los típicos arañazos, además de poder limpiarse con una simple lluvia. La solución fue la creación de pinturas con comportamientos similares a los de un gel, cuyas compuestos químicos les permiten recuperar la forma original después de sufrir un daño superficial. Esta tecnología está ya en el mercado en diversos coches e incluso ha dado el salto a los protectores de móviles, por lo que, con los años, estamos seguros de que acabaremos viendo paredes y techos capaces de reparar por si solos una pequeña fisura o golpe.

Pintura fotocatalítica

Aunque llevan ya varios años en el mercado, este tipo de pinturas no están muy extendidas y pocas personas las conocen. Ya hablamos hace tiempo, en este post, sobre este tipo de pinturas, en concreto, hablamos de las pinturas de la marca Levenger con dióxido de Titanio. Pero existen otras alternativas de este producto en otras marcas como, por ejemplo, las pinturas fotocatalíticas de Isoduri denominada Semi-Mineral-V-NOx. Estas pinturas sostenibles están pensadas para estar al exterior, ya que reaccionan a la radiación solar reduciendo la cantidad de contaminantes en la atmósfera. Su aplicación en las fachadas y aceras de las grandes ciudades podría suponer un enorme cambio en la calidad del aire que respiramos.

Pintura hidrófuga

Quizás esta pintura no sea capaz de repararse, de generar energía o de limpiar el aire, pero ¿a quién no se le ha manchado alguna vez una pared y por mucho que se ha intentado limpiar, ahí sigue la mancha? En este caso, no se trata solo de evitar manchas y suciedad, sino de tener edificios con mayores niveles de salud e higiene. Gracias a la optimización de la morfología del polímero del aglutinante de la pintura, se pueden crear capas hidrófugas en las que las manchas no pueden penetrar con facilidad, e incluso si llega a quedar una marca en la superficie, esta puede limpiarse fácilmente en el momento o varios días después de que se haya formado.