5 automóviles diseñados por arquitectos

Uno de los vehículos diseñados por Walter Gropius. Ninguno de sus diseños tuvo éxito.

Aunque el trabajo del arquitecto está orientado al diseño de edificios, no es raro que estos se involucren en el diseño de grandes infraestructuras, como puentes, antenas, etc. Sin embargo, tras la aparición del vehículo a motor, muchos arquitectos también quisieron participar en el desarrollo de este nuevo medio de transporte, sobre todo cuando se pasó de fabricar simples carruajes que se movían gracias a un motor (en vez de tirados por caballos), a espacios mínimos motorizados, más o menos habitables y con cierta aerodinámica que invadirían por completo las ciudades del futuro.

El llamado Road Machine, diseñado por el arquitecto Frank Lloyd Wright, un gran aficionado de los coches.

Aunque muchos de estos diseños quedaron limitados a prototipos, algunos sirvieron de inspiración a ingenieros y fabricantes para el desarrollo de automóviles que tuvieron gran éxito. Estos son algunos de los vehículos diseñados por arquitectos con más impacto en la historia del automóvil:

1923 - Loosmobile Adolf Loos

El loosmobile, diseñado por el arquitecto Adolf Loos tenía un diseño peculiar, con un habitáculo sobreelevado en su parte trasera que le trajo muchas críticas. Esta zona elevada inspiró las caravanas de los años 50. Aunque el cuerpo del vehículo no responde a las necesidades aerodinámicas que se empezaban a tener en cuenta, si que respondía espacialmente. El cuerpo central de este automóvil era más ancho que el resto para proporcionar una mayor cantidad de espacio interior.

1933 - Coche Dymaxion, R.B. Fuller

Este vehículo, del que solo se llegaron a fabricar 3 prototipos, formaba parte del proyecto Dymaxion (dynamic maximum tension) de Fuller, que incluía la conocida Casa Dymaxion. Fuller diseñó un vehículo muy aerodinámico y con capacidad hasta para 11 personas. El consumo era de 7,4 l/100km (muy reducido para la época) y alcanzaba hasta 190 km/h.

El problema fue que, durante unas pruebas realizadas en su presentación, tuvo un accidente, el coche Dymaxion volcó, murió el piloto y el copiloto resultó herido. Aunque no se esclarecieron las causas del accidente, este hizo que los posibles inversores se retiraran. En la actualidad queda un prototipo del que solo se conserva el interior.

 

1935 - Voiture minimun, Jeanneret y LeCorbusier

Le Corbusier, junto a su primo Jeanneret, también intentó diseñar el que sería el vehículo del futuro. Un utilitario pequeño con un diseño innovador pero que no tuvo éxito comercial. Este coche disponía de tres asientos delanteros y un original asiento lateral en la parte trasera. Se dice que sirvió de inspiración para el conocido Citröen 2CV.

Como comentábamos al principio, los arquitectos de la época observaban como el coche se convertía en un nuevo protagonista de las ciudades, comenzaron a tenerlo en cuenta en todos sus proyectos, por esta razón en Villa Saboya el radio de curvatura del sendero de entrada se corresponde con el radio de giro de este vehículo.

Como curiosidad, Le Corbusier llegó a proponer demoler todo el centro de Paris y sustituirlo por un trazado urbano regular con vías más amplias y de bloques iguales, todo para favorecer la correcta circulación del coche (que, en contraste, hoy en día se prohíbe en el centro de muchas ciudades).

1955 - Nardi 750 Bisiluro, Carlo Mollino

En línea con otros arquitectos e ingenieros de la época volcados en el diseño de vehículos, el arquitecto Carlo Mollino colaboró en el diseño de este coche orientado a la competición, centrándose en reducir al máximo la resistencia aerodinámica y el peso.

Se probó en la competición en Le Mans de 1955 y acabó fuera de pista, ya que tanto su control como su comportamiento frente al empuje lateral del viento no resultó ser muy bueno. Por otro lado, gracias a esta salida de pista, se salvó del catastrófico accidente que ocurrió en esta competición de Le Mans en 1955.

1955 - Accidente en Le Mans en el que fallecieron 83 personas.

2010 - Z-Car I, Zaha Hadid

Ya en el siglo XXI, podemos hablar del Z-Car I de la arquitecta Zaha Hadid. Eso sí, la problemática ha cambiado y los coches también. Aunque se sigue trabajando en la aerodinámica, esta ya no es la principal preocupación. En este prototipo la intención es reducir al máximo el tamaño del vehículo que circula por las ciudades, para ello, el Z-Car I de Zaha Hadid podía plegarse y estirarse.

Por otro lado, ya no hablamos de vehículos con motor de combustión, si no de vehículos eléctricos o movidos por hidrógeno. En este tipo de vehículos, al ocupar las baterías y motores menos espacio, el espacio interior habitable aumenta y quizá por ello hayan vuelto a entrar en escena algunos arquitectos.

2013 - Toyota ME.WE, Jean-Marie Massaud

En 2013, el arquitecto francés Jean Marie Massaud en colaboración con Toyota, desarrollaron un vehículo sostenible, futurista y "anti-crisis". Con una carrocería de polipropileno expandido 100% reciclable y un motor eléctrico en cada rueda, se presentó este prototipo de vehículo urbano con capacidad para 4 personas pero con un tamaño reducido.

Como hemos dicho, se trabaja en nuevos aspectos en los que la arquitectura lleva cierta ventaja al sector del automóvil, como son los materiales sostenibles y reciclables así como el interior, que ahora, gracias a los nuevos motores eléctricos, se puede redefinir y aprovechar al máximo. Como dato interesante y prueba de esta mayor flexibilidad, el sistema de bancos (en vez de aisentos) de este Toyota sería totalmente extraíble y nos permitiría hacer un picnic en el exterior, mientras el interior del coche quedaría totalmente diáfano.

Por ahora se trata de un coche conceptual como otros muchos y no sabemos si Toyota lo llegará a comercializar algún día.

En conclusión, podríamos afirmar que no existen demasiados coches en la actualidad diseñados por arquitectos, por no decir ninguno. Sin embargo, sí que hemos colaborado a lo largo de la historia en su diseño y hemos aportado interesantes ideas.

Nadie podrá negar que el coche autónomo de Google recuerda un poco al Dymaxion de Fuller, solo que mucho más pequeño.

A lo largo de años, los coches han invadido las ciudades y quizá por esta razón, porque el diseño de ciudades recae en los arquitectos, hemos entrado más de una vez a participar en el diseño de los vehículos que las recorren. Asimismo, cada vez que un arquitecto diseña una vivienda debe tener en cuenta al automóvil en múltiples parámetros y espacios, ya que es el método de transporte predilecto y está totalmente integrado en nuestras vidas.