15 tipos de madera para decorar el interior de tu vivienda

La madera es un material muy utilizado en la construcción desde tiempos remotos. Desde el paleolítico ya se usaba para crear herramientas. Más adelante, con el perfeccionamiento de la técnica para su corte y tallado, su uso se extendió a otros campos, entre ellos el de la construcción. En la actualidad, el uso de la madera es muy amplio, hasta tal punto que podríamos construir una casa por completo usando exclusivamente este material. En este post nos centraremos en los tipos de madera natural más utilizados, sus características y su aplicación en la decoración o revestimiento interior de nuestra vivienda.

Una forma sencilla de clasificación de la madera es según esta sea dura o blanda (en función de su peso propio):

  • Maderas duras (700-1000 kg/m3): Las maderas duras provienen de árboles que requieren un crecimiento prolongado antes de ser talados lo que las hace más caras, pero también tienen unas mejores propiedades mecánicas y estéticas. Son en general más oscuras y resistentes, pero también más difíciles de trabajar. Resisten mejor la humedad que las maderas blandas.
  • Maderas blandas (450-600 kg/m3): Las maderas blandas requieren menos crecimiento, lo que las hace más asequibles, y también son generalmente más claras, más elásticas y maleables. Por otro lado, su durabilidad y resistencia es menor. En general también son más ligeras lo que las hace más sensibles a los cambios de humedad. Son mejores aislantes térmicos que las maderas duras.

Tipos de despiece de rollizos en el corte de la madera.

El grupo a elegir, maderas duras o blandas, dependerá del uso al que vayamos a destinar la madera. Para su uso en exteriores siempre será recomendable la madera dura o si no una madera con buena resistencia a la intemperie y la humedad. Para acabados de interior nos puede servir una madera blanda. Pero ¿cuáles son las especies de madera natural blandas o duras? A continuación, hacemos una clasificación con las maderas más interesantes y utilizadas en interiores:

MADERAS DURAS

Caoba: La caoba es una madera tropical, oscura, de color rojizo intenso y de grano fino, que cuenta con resistencia natural a la carcoma. Es una madera fuerte y fácil de trabajar por lo que es una de las favoritas de los ebanistas. En la actualidad, se utiliza para suelos, usos decorativos, mobiliario y elementos de interior como puertas.

Roble: Es una madera muy resistente y duradera, aunque se puede agrietar en el sentido de las vetas y no es fácil de trabajar. Su grano es abierto y basto. Con el tiempo, su tonalidad pasa de un marrón claro o medio a un gris aterciopelado. En la actualidad es muy utilizado para parquets, pisos de madera y algunos muebles.

Nogal: El nogal es una madera noble, caracterizada por un veteado ondulado y color marrón chocolate intenso. Aunque es una de las maderas más duras, es propensa a la carcoma. En la actualidad se usan mucho para panelados de lujo, muebles, gabinetes, puertas, adornos y elementos torneados.

Cerezo: Es una madera muy decorativa y cuyo aspecto va variando con el tiempo. En origen presenta tonalidad marrón rosado y con el tiempo se oscurece hacia un rojo caoba. Aunque es dura, se trata de una madera delicada y propensa a la carcoma. Actualmente se utiliza mucho en la fabricación de muebles, sillas y revestimientos.

Olivo: La madera de olivo es fácilmente reconocible por sus vetas, muy llamativas y decorativas, sobre todo según el corte se aproxima a la raíz. Es una madera resistente, de tonos amarillos, grises, claros o rojizos dependiendo del origen. En la actualidad se utiliza mucho de forma decorativa y en mobiliario rústico.

Olmo: Madera resistente a la putrefacción y a la carcoma que antiguamente se utilizaba para construir carros. Tiene un tono marrón claro, a veces con tintes rojizos o grisáceos. Actualmente es muy utilizada en la ebanistería, en la fabricación de esculturas e incluso de barcos.

Haya: Esta madera tiene tonos cálidos y claros y es muy duradera, llegando a ser más resistente que el roble cuando se seca en procesos bajo presión. Actualmente es muy popular su uso tanto para muebles como para superficies de trabajo y suelos.

Ébano: El ébano es una de las maderas nobles más resistentes, densas y con el grano más fino, de hecho, es prácticamente negra. Su densidad es tan alta que se hunde en el agua. Su buena textura y la posibilidad de un pulido muy suave hacen que sea muy valiosa como madera. En la antigüedad era considerada un material precioso y de su nombre deriva la palabra ebanistería.

Teca: Se dice de esta madera que embellece con el paso de los años. Es resistente a las deformaciones, las fisuras y al deterioro, incluso aun estando en contacto con metales. Hoy en días es muy apreciada y utilizada en muebles tanto de interior como exterior, dado su alto grado de resistencia a la intemperie y la humedad.

MADERAS BLANDAS

Pino: Se trata de uno de los tipos de madera más económicos y más empleados en la construcción. A día de hoy, el “pino” es un término genérico para muchos tipos de madera blanda, de tonos claros y que adquiere un característico color miel cuando se sella. Posee una textura uniforme y es fácil de trabajar lo que hace que sea muy utilizado por los profesionales en la carpintería, paneles, muebles y molduras.

Cedro del Líbano: Aunque dentro de las maderas blandas, esta es algo más dura. Es una madera aromática, duradera y densa, aunque frágil. La madera de este tipo de cedro es muy interesante ya que su aroma repele a los insectos, entre ellos las polillas. Por esta razón se emplea habitualmente para revestir cajones, armarios roperos y cómodas.

Castaño:  La madera de castaño tiene una alta durabilidad, es fuerte y elástica. Actualmente es muy utilizada en muebles de cocina, ventanas, tarimas, frisos y molduras.

Álamo: Se trata de una madera ligera y fácil de trabajar. Resiste bien el desgaste y los golpes, por lo que es muy utilizada en la fabricación de mobiliario, pero es poco resistente a la humedad y a la carcoma. Es una madera de tono claro con vetas marrón amarillento e incluso verde oliva.

Abeto: La madera de abeto es ligera y blanda, pero con buena resistencia y elasticidad. Tiene buen comportamiento frente a los químicos y contiene pocas resinas.  Se utiliza mucho en la construcción de revestimientos de pared y techo para el interior.

Abedul: La madera de abedul puede ser amarillenta o blanca-rojiza, en todo caso tonos claros y de grano fino. Es una madera elástica pero no destaca en durabilidad ni en resistencia. A menudo se emplea en la carpintería de revestimientos de interior, como frisos, molduras o rodapiés.

Como podemos ver, existen multitud de tipos de madera (aquí solo hemos nombrado algunos de los más utilizados). Si queremos utilizar madera natural en el interior de nuestra vivienda podremos usar cualquiera de las citadas anteriormente, aunque debemos tener en cuenta, no solo la estética, si no también las ventajas en cuanto a resistencia y durabilidad de unas frente a otras.

 Con una buena selección, la madera se puede colocar en cualquier lugar de nuestra vivienda.

Con una buena selección, la madera se puede colocar en cualquier lugar de nuestra vivienda.

En general las maderas duras son más resistentes, más llamativas, pero también tienen un coste mayor. Su uso es más adecuado para elementos permanentes o casi permanentes en la vivienda, como pueden ser los suelos, techos o cerramientos. Las maderas blandas son en general de tonalidades más discretas, lo que propicia el uso de tintes sobre las mismas. Estas últimas pueden usarse sin problema en multitud de elementos decorativos que no vayan a sufrir desgaste por el uso a lo largo del tiempo (frisos, revestimientos, molduras, panelados, etc.).

En cuanto a cómo combinarlas, ya sabemos que “sobre gustos no hay nada escrito”. En general, las maderas claras pueden combinar perfectamente entre sí con diferentes tonalidades. Las maderas oscuras pueden ser usadas puntualmente haciendo contraste dentro de una amplia superficie en madera clara. En cuanto a los colores y la pintura, los tonos grises, arena y beiges van a encajar perfectamente casi con cualquier tipo de madera.