10 factores a tener en cuenta antes de comprar una vivienda

Comprar una vivienda, ya sea como inversión o como futuro hogar en el que viviremos, es siempre un proceso delicado y supone una importante inversión de tiempo y dinero. Muchas veces no prestamos atención a algunos aspectos que son muy importantes a parte de los típicos (ubicación, precio, estado de la vivienda, etc.).

A continuación, reunimos 10 aspectos que solemos pasar por alto pero que son muy importantes a la hora de tomar la decisión de comprar una casa.

1. Conoce a tus futuros vecinos

Hay que tener en cuenta que, si estamos comprando un piso en un bloque de viviendas, no vamos a vivir solos. Es muy recomendable, de cara a una futura buena convivencia, intentar establecer un contacto previo con los vecinos incluso antes de comprar la vivienda. Los vecinos son una fuente inestimable de información que te puede resultar muy útil antes de efectuar la compra, pregúntales sobre problemas que pueda haber en el edificio, gastos, relaciones vecinales, etc. Y cuanto más tiempo lleven en el edificio mejor.Si tienes pensado hacer reforma también te ayudará saber qué tipo de vecinos tienes (al lado, arriba y abajo) de cara a evitar problemas típicos por ruidos, suciedad, etc. inevitables en este tipo de obras.

2. Climatización y aislamiento

Es cierto que si una vivienda cumple con nuestras expectativas de ubicación, tamaño y precio tiene muchas papeletas de que la compremos, pero no debemos descuidar el fijarnos en otros aspectos muy importantes. ¿Qué tipo de sistema de calefacción o de climatización utiliza y que gasto supone? ¿Está en buenas condiciones de funcionamiento? Y, algo muy importante, que nos ahorrará dinero y nos dará bienestar ¿cuenta el edificio con un buen aislamiento térmico?

Si una vivienda nos convence pero falla en alguno de estos dos aspectos, debemos tener en cuenta que, de cara a nuestro bienestar y calidad de vida, será necesaria una inversión importante en instalaciones y en el correcto aislamiento de la vivienda para que no se dispare el gasto energético en climatización.

3. Orientación

Aunque quizá no sea un factor decisivo a la hora de comprar una vivienda, es bueno saber hacia dónde está orientada nuestra futura casa (sobre todo aquella fachada en la que tengamos más ventanas):

  • Una orientación al sur será muy luminosa y nos ahorrará bastante dinero en calefacción, siempre que también tengamos buenas ventanas y un correcto aislamiento térmico.
  • Si la orientación mayoritaria es la norte, tendremos una iluminación más tenue pero más uniforme a lo largo del día y gastaremos más en calentar la vivienda en invierno. Si bien es cierto que, en verano, sufriremos menos por la radiación solar.
  • La orientación oeste hará que entre luz directa a últimas horas del día, lo cual puede resultar muy incómodo y recalienta la casa después de todo el día con la calefacción en funcionamiento o con el sol calentando la fachada.
  • Con la orientación este ocurre lo contrario, el Sol entrará en nuestra vivienda a primeras horas de la mañana, algo que puede llegar a resultar agradable ya que ayuda a climatizar la vivienda después de la noche.

En resumen, las mejores orientaciones son la sur y la este. La orientación norte hará que gastemos más en iluminación y climatización y en la oeste perderemos confort a últimas horas del día y será recomendable colocar toldos o lamas.

4. Alturas

La altura de una vivienda es importante, y no solo por el mero hecho de tener unos techos altos. Muchas veces, sobre todo al comprar una vivienda de segunda mano, tendremos pensado hacer una reforma, para ello, nada mejor que tener unos techos altos donde poder esconder, instalando un falso techo, todas las instalaciones nuevas. Hay que fijarse en vigas o instalaciones preexistentes que nos puedan hacer perder altura o que puedan dificultar el paso de las instalaciones más voluminosas como puede ser un sistema de aire acondicionado por conductos. Cuanto más altos y continuos seán los techos de una vivienda, mejor.

5. ¿Interior o exterior? Depende

Casi siempre nos dirán que un piso exterior es mejor, de hecho suelen ser más caros, pero en realidad esto depende de varios factores. En muchas zonas de las ciudades, ruidosas y llenas de tráfico, es preferible un piso interior que uno exterior. Y no solo es el ruido, muchas veces el patio interior de la manzana donde está ubicado nuestro edificio es más amplio que la propia calle, otro caso en el que un piso interior será mejor que uno exterior. En general, los pisos interiores son más tranquilos y los exteriores más luminosos pero esto último, como ya hemos dicho, dependerá del ancho de la calle y del tamaño del patio interior.

6. Ruido

Relacionado con el apartado anterior, el ruido es otro de esos factores que no podemos olvidar cuando elegimos una vivienda. Hay que intentar hacer alguna visita en hora punta para saber si esta mayor actividad en el exterior repercute en el ambiente interior de la vivienda ¿Se escucha demasiado el tráfico? ¿Hay alguna instalación o comercio cercano que genera mucho ruido?

Igualmente, debemos estar atentos en si percibimos algún ruido de los vecinos. Esto es más habitual de lo que pueda parecer, incluso en viviendas relativamente nuevas. Debemos que tener en cuenta que insonorizar una vivienda supone un coste nada despreciable en una reforma.

7. Ampliaciones

Ampliar viviendas, como puede ser añadiendo la terraza al interior, debe hacerse con licencia previa del ayuntamiento. Si estamos pensando en comprar una vivienda con una ampliación de este tipo debemos informarnos bien. ¿Qué antigüedad tiene la ampliación? ¿Se hizo con permiso del ayuntamiento? ¿Perjudica a algún vecino que nos pueda dar problemas?

Por ejemplo, en Madrid, si la ampliación tiene menos de cuatro años y se hizo sin permiso del ayuntamiento nos pueden obligar a demolerla y restituir el estado original de la vivienda. Este asunto es un tanto puntiagudo y puede resultar incómodo de tratar, pero merece la pena para evitarnos futuros problemas con el ayuntamiento y con los vecinos.

Asimismo, si estamos interesados en un local para convertirlo en vivienda, lo mejor es pedir asesoramiento a un arquitecto antes de realizar la compra para que te oriente sobre si esto será posible o no, ya que el ayuntamiento fija unas normas muy precisas para estos casos.

Por último, pedir una copia de la licencia de primera ocupación al propietario nos garantiza que la vivienda que estamos comprando cumple las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas en la ordenanza urbanística.

8. Urbanismo

Tanto si compramos una vivienda como inversión, como si lo hacemos para vivir en ella, es importante saber qué ocurrirá a su alrededor en un futuro próximo ¿Cómo cambiará el barrio donde está ubicada? ¿Saldrá beneficiada o perjudicada por algún plan urbanístico? Todos estos datos los podemos consultar gratuitamente en la Gerencia de Urbanismo de nuestra ciudad y pueden afectar al precio de la vivienda y a su revalorización de cara al futuro, así como a la calidad de vida en su interior y al ambiente exterior.

9. Estructura e instalaciones

Si no entendemos mucho del tema, comprobar donde se ubican los pilares, vigas y patinillos de una vivienda que queremos comprar puede ser complicado. Sin embargo, se trata de un factor determinante si tenemos pensado hacer obras de reforma. Los elementos estructurales y los patinillos de instalaciones comunitarias no se pueden modificar y pueden ser un impedimento para la distribución o los cambios en la vivienda que tengamos en mente. Si no estás seguro, te recomendamos pedir a un arquitecto que te acompañe en la visita y te asesore sobre el tipo de obras que podrás hacer y las que no. Otra opción es consultar el libro del edificio y los planos del proyecto original (de los que la comunidad debe guardar una copia), aunque de nuevo es mejor contar con un técnico, ya que en muchos casos los planos no se corresponderán con la realidad.

Contar con un arquitecto que elabore un levantamiento de planos en los que indique los elementos estructurales y las instalaciones de la vivienda será una garantía para las obras que quieras realizar una vez compres la vivienda. También le podrás encargar que haga una propuesta de reforma para ver si la vivienda resultante cumpliría tus expectativas.

10. Estado general del edificio

Por último pero no menos importante, comprueba el estado general del edifico. Es recomendable solicitar el informe de la última ITE (Inspección Técnica del Edificio) en caso de que ya la haya pasado e informarse sobre obras previstas por la Comunidad de Propietarios. Si observas grietas o desperfectos en tu vivienda, en las zonas comunes o en la fachada del edificio, consulta con el administrador, con el presidente de la Comunidad o incluso con un técnico para ahorrarte sustos tras la compra.