10 consejos para reformar tu baño

Es normal que con los años nos acabemos cansando de ver y usar el mismo baño día tras día. El baño es un cuarto que se puede quedar muy anticuado en pocos años si no se sabe elegir el estilo y los acabados correctos.

La mayoría de reformas parciales que se producen en una vivienda son en baños y en cocinas, y cuando se trata de reformas integrales son estos dos espacios los que mayores quebraderos de cabeza suelen dar tanto al cliente como al contratista. La mejor solución para realizar un cambio óptimo en sus baños es contar con un arquitecto o interiorista que pueda realizar un diseño para toda la vida. Ya cuente o no con un profesional para asesorarle, los siguientes consejos le ayudarán a entender mejor como reformar su baño.

1. Respetar las distancias mínimas

Empezamos con el consejo más importante de todos y que jamás se debe obviar. A la hora de diseñar y organizar un baño debemos tener siempre en cuenta los espacios que necesita cada uno de los aparatos sanitarios, por ejemplo, la zona donde se coloque el inodoro no debe tener jamás menos de 60 cm de ancho y 1,20 de fondo, o una ducha nunca debería tener menos de 60x60 cm y lo recomendable es que no baje de 80x80. Aparte de eso, es importante tener en cuenta el espacio que ocupa la puerta (normalmente de 62 cm de ancho) al abrirse.

2. Iluminación por niveles

Ya hablamos hace tiempo acerca de los tres tipos de iluminación artificial y de cómo ponerlos en uso en este post. Aunque algunos baños cuentan con ventanas, lo que supone una mejor iluminación y ventilación en el baño, es cierto que muchos baños son interiores y no cuentan con ninguna fuente de iluminación natural. Los baños siempre han de contar con una iluminación general cenital, cuenten o no con ventanas, pero para lograr un baño mejor iluminado es recomendable colocar iluminación puntual en los espejos, en forma de apliques, y, en el caso de baños grandes, iluminación de acentuación en la ducha.

3. Radiadores toalleros para ahorrar espacio

Los baños son probablemente el espacio de la casa que requiere más accesorios, barras, estantes, escobillas… y en muchas ocasiones nos encontramos con que nuestro baño no es lo suficientemente grande para albergar de forma cómoda todos estos utensilios. Una de las mejores formas de ahorrar espacio es usar radiadores toalleros que cumplen perfectamente con los dos objetivos que le dan nombre. Cada vez hay más alternativas para elegir un radiador toallero a nuestro gusto, pero siempre ten en cuenta que aquellos que son cromados tienden a calentar menos que los blancos, y que los eléctricos salen a la larga mucho más caros que los de agua caliente.

4. Una mampara para cada baño

En los tiempos recientes da la sensación de que ya no se vendan cortinas de ducha, cada día es menos habitual ver una cortina en una ducha o bañera. Esto tiene una clara razón de ser, las mamparas se han ido perfeccionando con los años para ser el producto perfecto en el cerramiento de las duchas. Las alternativas que ofrecen son casi ilimitadas, desde la colocación de un simple vidrio fijo hasta las mamparas correderas en esquina, no importa como sea tu baño, siempre hay una mampara para él. Pero hay un factor que no debemos jamás pasar por alto, la apertura de la mampara no debe ser inferior a 40cm y siempre que sea posible habrá que dejar un paso de 50cm o superior.

5. Una ducha a ras no es tarea fácil

Cuando reformamos nuestro baño siempre queremos que nos dejen el plato de ducha a ras del suelo, tanto por estética como, sobre todo, por comodidad. Por desgracia, conseguir esto no es tan sencillo. Los platos de ducha tienen un tubería de desagüe que va por debajo y que, aunque suele tener poco diámetro, necesita una pequeña pendiente para desaguar correctamente. Si el suelo de la vivienda no puede picarse lo suficiente como para colocar esta tubería con su pendiente, entonces nos encontraremos con que el plato de ducha sube unos pocos centímetros. Si quieres una ducha a ras y tu suelo no tiene suficiente espacio, entonces tienes dos soluciones: colocar la ducha justo encima de un desagüe original o pedir permiso al vecino de debajo para llevar la tubería por su falso techo.

6. Menos es más

Es cierto que en los baños se necesita guardar multitud de productos para el aseo personal y que acaban ocupando mucho espacio, pero debemos evitar cargar las paredes de nuestro baño con barras y estantes ya que acaban achicando el espacio. La mejor forma de no cargar innecesariamente nuestro baño es comprar un mueble de lavabo con suficiente almacenamiento. Estos muebles están cada vez más optimizados y vienen en toda variedad de tamaños para adaptarse sin problemas a nuestro baño.

7. ¡Cuidado con los colores!

Casi todo el mundo tiende a caer en el mismo error cuando reforma un baño, sobre todo cuando es un baño para un niño, utilizar muchos colores. Aunque tus hijos tengan un color preferido, ten en cuenta que el baño lo usará durante muchos años y es muy probable que se acabe cansando de ese color. Nuestra recomendación es utilizar colores neutros, sobre todo blancos y grises, e introducir solo cuando sea necesario y de forma muy puntual un color más llamativo. No es recomendable poner todas las paredes de un baño del mismo color, un truco sencillo consiste en usar el blanco en paredes y techos, grises o tonos más oscuros en suelos y un color en una pared o en la zona de ducha.

8. Muebles suspendidos

Limpiar un baño puede resultar complicado si de por medio tenemos el pie del lavabo, el inodoro y el bidé. Por suerte, cada vez son más comunes los muebles suspendidos, tanto de lavabo como de inodoro y bidé. Casi cualquier fabricante de aparatos sanitarios ofrece a día de hoy soluciones suspendidas. Aunque resulten un poco más complicadas de instalar agradecerás no tener nada de por medio en los suelos de tus baños.

9. El tamaño del espejo es esencial

El espejo puede parecer un punto de menor importancia en el diseño de un baño pero en realidad la correcta elección de un espejo a la hora de reformar un baño puede ser esencial. Los espejos son una de las mejores soluciones para hacer menos agobiante un baño pequeño o crear un espacio más espectacular en un baño de grandes dimensiones. Ya sean encastrados o de superficie, los espejos deben elegirse con cuidado, atendiendo al tamaño del baño, la iluminación y, por supuesto, la altura de quien lo vaya a utilizar.

10. ¿Se puede mover el baño de sitio?

Y para acabar una pregunta muy típica cuando se hace una reforma integral en una vivienda, ¿es posible poner el baño en un sitio distinto al original? La respuesta es en el 99% de los casos que si se puede mover, pero hay un punto que debemos tener en cuenta y que no debemos olvidar, los baños necesitan tener cerca una bajante. Los inodoros son el punto más desfavorable debido al tamaño de su tubería de desagüe y por ello deben situarse lo más cerca posible de estas bajantes.

Todos estos consejos pueden ayudarte a sobrellevar más fácilmente la reforma de tu baño, pero la mejor forma de asegurarse del correcto funcionamiento del baño y de no tener que reformarlo de nuevo en pocos años, es contar con un arquitecto o interiorista para que te asesore y se encargue de hacer todos los planos correspondientes.